Fundación
FUNDACIÓN

La serie de la Fundación fue creada por Isaac Asimov a finales de 1941, con un escenario inspirado en la conocida obra de Edward Gibbon THE HISTORY OF THE DECLINE AND FALL OF THE ROMAN EMPIRE (HISTORIA DE LA DECADENCIA Y CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO), describiendo la caída de un Imperio Galáctico que agrupa a la práctica totalidad de los mundos habitados de la galaxia. El matemático Hari Seldon prevé la decadencia y colapso final del Imperio gracias a la psicohistoria, una ciencia que permite predecir el desarrollo histórico. Con el fin de paliar y acortar el período de 30.000 años de barbarie profetizado por la psicohistoria, Seldon consigue que se establezca un refugio de científicos, La Fundación, en el planeta Términus, cuyo supuesto objetivo es elaborar una Enciclopedia Galáctica que contendrá todos los conocimientos humanos y permitirá reducir el interregno de barbarie a un único milenio.

A lo largo de la serie Asimov revela que el auténtico propósito de la Fundación es servir de germen a un nuevo Imperio Galáctico, y va desarrollando el auge de la Fundación hacia el destino previsto por la psicohistoria mientras se enfrenta a los restos del Imperio, a los planetas vecinos ávidos de apoderarse de su tecnología, y a toda una serie de enemigos que incluyen a la Segunda Fundación, también instaurada por Seldon para controlar el curso de los acontecimientos.

Los relatos de la serie de la Fundación fueron recogidos a principios de los años 50 en tres fix-up, FUNDACIÓN, FUNDACIÓN E IMPERIO y SEGUNDA FUNDACIÓN. En 1966 estas obras fueron galardonadas con un premio Hugo especial a la mejor serie de ciencia-ficción de todos los tiempos, y siguen siendo citadas en todas las listas como una de las mejores obras del género. En la época en que aparecieron los relatos en forma de libro, Asimov escribió tres novelas que, aunque independientes del ciclo de la Fundación, se encuadran en su mismo marco narrando los acontecimientos anteriores a la trilogía que llevarían al Imperio Galáctico: UN GUIJARRO EN EL CIELO, LAS CORRIENTES DEL ESPACIO y EN LA ARENA ESTELAR.

Puesto que los acontecimientos narrados en la trilogía tan sólo abarcan los primeros siglos del interregno de un milenio establecido por Asimov para el establecimiento de un nuevo Imperio Galáctico, varias décadas después de haber escrito los tres volúmenes este autor abordó la continuación de la serie escribiendo LOS LÍMITES DE LA FUNDACIÓN.

Asimov emprendió entonces la tarea de enlazar la recuperada serie con el universo descrito en sus relatos de robots positrónicos y en las novelas BÓVEDAS DE ACERO, EL SOL DESNUDO y LOS ROBOTS DE AURORA. Esta tarea cristalizó en la novela ROBOTS E IMPERIO, en donde se narra la expansión de la humanidad por la galaxia y se conecta con los hechos de UN GUIJARRO EN EL CIELO y restantes. Para completar su labor, escribió también dos precuelas de la trilogía inicial donde se narran los episodios de la vida de Hari Seldon previos al nacimiento de la psicohistoria (PRELUDIO A LA FUNDACIÓN y HACIA LA FUNDACIÓN), y una última novela FUNDACIÓN Y TIERRA, que sirve de epílogo a la serie y en la que se vuelven a enlazar dos tramas que en principio eran diferentes.

Tras el fallecimiento de Isaac Asimov otros escritores se han encargado de continuar su inconclusa serie, y así hemos podido leer otras tres novelas ambientadas en el universo de la Fundación, EL TEMOR DE LA FUNDACIÓN, FUNDACIÓN Y CAOS, y EL TRIUNFO DE LA FUNDACIÓN, escritas respectivamente por Gregory Benford, Greg Bear y David Brin. Algunos otros escritores han participado igualmente en un proyecto llamado ASIMOV Y SUS AMIGOS. EN TORNO A FUNDACIÓN, que incluye algunos relatos excelentes como EL ORIGINISTA, de Orson Scott Card.

© José Carlos Canalda, Jacobo Cruces Colado
(624 palabras) Créditos