FTL
La USS Enterprise NCC 1701
La USS Enterprise NCC 1701

Siglas inglesas correspondientes a Faster Than Light, en español, Mas Rápido que la Luz (MRL).

Se aplica a cualquier sistema de propulsión que permita viajar entre distintos sistemas estelares en tiempos inferiores a los que precisa la luz en el continuum normal. Sin embargo, esta definición puede conducir a errores, ya que un viaje al 99 por ciento de la velocidad de la luz, es en realidad un viaje F.T.L. para los pasajeros del vehículo, puesto que recorren en poco tiempo (su tiempo, con corrección relativista) distancias de años luz. Para evitar esto, hay que definir además la principal propiedad de los sistemas F.T.L.:

No se producen efectos relativistas entre el vehículo viajero y cualquier otro sistema de referencia que se escoja. Por ejemplo, un viaje del punto A al punto B, separados 50 años luz, y regreso al punto A. Un reloj a bordo del vehículo, después del viaje de ida y vuelta, indicara la misma hora que el situado en el planeta de referencia, es decir, no habrá ninguna contracción ni dilatación temporal.

Paradójicamente, un viaje F.T.L. no implica que se supere la velocidad de luz en el continuum del vehículo durante dicho viaje, aunque es lo mas habitual. Los escritores y guionistas de ciencia-ficción han ideado múltiples sistemas de viaje F.T.L. Sin duda el mas conocido es el del viaje por el hiperespacio. Además de sus múltiples formas de operación, se pueden considerar tres grandes grupos de impulsores F.T.L.:

1. Sistemas de propulsión a bordo del propio vehículo, que le permiten realizar viajes de forma autónoma (hiperespacio, subespacio, etc), sin necesidad de ningún fenómeno físico o maquinaria exterior. Es el mas utilizado y conocido.

2. Sistemas de propulsión exteriores al vehículo, (puertas de salto, maquinas T, etc), que permiten a un vehículo viajar a su través, pero que no forman parte de la estructura de la nave.

3. Sistemas de propulsión a bordo del vehículo, pero que utilizan fenómenos físicos exteriores localizables, (agujeros de gusano, puntos Alderson, etc), en este caso, los impulsores del vehículo utilizan un fenómeno físico con una posición determinada para realizar el viaje F.T.L., no funcionando el impulsor si se activa fuera del rango de dicho fenómeno.

En algunos casos, los sistemas 1 y 2 coexisten, y se utilizan vehículos con capacidad F.T.L. autónoma (normalmente unidades de guerra y exploración), y vehículos comerciales o de menor tamaño que utilizan sistemas externos de propulsión F.T.L.

En otros casos, se dan juntos sistemas 1 y 3, por ejemplo, el uso de agujeros de gusano como método de ahorrar energía o tiempos de viaje, por parte de unidades con sistemas de propulsión del tipo 1.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(456 palabras) Créditos