Fremen
DUNE

Contracción de free-Men (hombres libres) usada por Frank Herbert en el universo de Dune para determinar a los pueblos nómadas que habitan los desiertos de Arrakis, muy similares a los nómadas musulmanes de la actualidad. Se los denomina como hombres libres por que nunca han estado sometidos bajo el gobierno imperial de la casa Corrino, ni bajo ninguna casa que ostentara la concesión de explotación de la melange, pese a que la casa Harkonnen mantenía una estricta tarea de genocidio sobre sus gentes.

Los fremen son los únicos que están perfectamente adaptados al hostil ecosistema de Arrakis por medio de equipamiento especializado (como la capa jubba, el destiltraje, la fremochila, el martilleador...) y unas férreas creencias mesiánicas, las cuales hacen de cualquier fremen un fanático religioso arraigado a su tierra (creencias lentamente introducidas por la Missionaria Protectiva). Físicamente, el entorno los ha hecho resistentes a través de una férrea selección natural y artificial, los combates rituales entre los guerreros fremen son habituales. Cualquier fremen es entrenado para la supervivencia y el combate mortal desde su infancia; esto, mas su adaptación al entorno, hacen de los fremen una fuerza muy a tener en cuenta en las estructuras de poder de Arrakis, y por analogía, del universo, asunto este que no ha trascendido mas allá del desierto arrakeno al desconocerse el numero exacto de fremen, mucho mas alto del estimado por la administración imperial.

Los fremen habitan en los sietch, situados en zonas rocosas del desierto profundo. Allí mantienen a sus familias, acumulan agua a través de trampas de viento y manufacturan sus productos. Para desplazarse por el desierto, los fremen van a pie o llaman a un gusano de arena, encarnación del gran dios Shai-Hulud, que los transportará con presteza y sin peligro a cualquier punto arenoso en un radio aproximado de 600-700 Km. Solo los fremen han sido capaces de llevar a cabo la doma de los poderosos gusanos de la arena.

Se puede reconocer a un fremen a simple vista por su constitución fibrosa, sus vestimentas peculiares y unos profundos ojos en azul sobre azul, característica esta provocada por la concentración de especia melange en su sangre.

© José Antonio Navarro Torres,
(361 palabras) Créditos