Frankenstein

Apellido del protagonista de la novela de Mary Wollstonecraft Shelley FRANKENSTEIN O EL MODERNO PROMETEO, escrita en 1818. Víctor Frankenstein es un científico obsesionado por la idea de crear vida. A partir de cadáveres, creará un ser artificial que a la postre se rebelará contra su creador. Esta rebelión estará motivada por el rechazo que provoca su aspecto, su soledad, dado que Frankenstein no le concede una compañera, y el maltrato que recibe. Popularmente se ha venido identificando el nombre de Frankenstein con el monstruo. Sin embargo en ningún pasaje de la novela se le menciona por nombre alguno, simplemente se le denomina la Criatura. Mary W. Shelley es la primera en reflejar la creación de vida artificial como consecuencia de los avances científicos. En concreto la ciencia biomédica y la electricidad, como detonante, darán vida al monstruo.

Anteriormente existían relatos en los que aparecían seres artificiales como protagonistas; procedentes de la mitología Griega encontramos a Talos, el guerrero de bronce, así como una serie de mujeres mecánicas de oro, construidos por Hefestos el herrero de los dioses. La cultura judía aporta el Golem y la alquimia los homúnculos. Todos los anteriores eran seres artificiales, creados por medios, generalmente, mágicos. En consecuencia, se puede decir que el monstruo de Frankenstein es el primer androide, tal y como entendemos la palabra actualmente, de la historia de la literatura. Posteriormente a esta novela gótica, otros autores han retomado el mito de la criatura. Brian W. Aldiss escribió en 1973 FRANKENSTEIN DESENCADENADO reinterpretando el mito a través de los ojos de un viajero del tiempo.

El cine también ha desarrollado una amplia filmografía referida a Frankenstein, desde la lejana y famosa película de James Whale producida en 1931 DR. FRANKENSTEIN, o su secuela LA NOVIA DE FRANKENSTEIN hasta la mucho más reciente, FRANKENSTEIN DE MARY SHELLEY (1993) dirigida por Kennet Brannagh.

La productora inglesa Hammer, a partir de la década de los 50, hizo también varias incursiones en el tema, algunas protagonizadas por sus monstruos sagrados Peter Cushing y Christopher Lee. Por su parte la cinematografía japonesa, tan aficionada a los monstruos de tamaño colosal, no podía desperdiciar el filón creando heterodoxas (a su lado las de la Hammer resultan hasta canónicas) de la criatura del doctor Frankenstein, por supuesto crecidito de talla lo suficiente como para poder enfrentarse a los otros gigantescos protagonistas del kaiju eiga y con la radiactividad supliendo a la electricidad como su fuerza vital: FRANKENSTEIN CONQUERS THE WORLD (Ishiro Honda, 1965) y su secuela LA BATALLA DE LOS SIMIOS GIGANTES (Ishiro Honda, 1966) Por último también se han hecho parodias del mito, como pueden ser EL JOVENCITO FRANKENSTEIN (Mel Brooks, 1974) y en el terreno hispano BUENAS NOCHES SEÑOR MONSTRUO (Antonio Mercero, 1982)

En la televisión se parodió al monstruo en los años 60 con la producción de LA FAMILIA MONSTER. En los tebeos españoles, Francisco Ibáñez incluía, en su famosa 13 Rue del Percebe, a un monstruo como inquilino de tan extraña casa. Los famosos replicantes Nexus VI de la película BLADE RUNNER son una forma más moderna del monstruo. Son artificiales, humanos, más o menos, y se rebelan contra su (s) creador (es)

© Alfonso Merelo, Jacobo Cruces Colado,
José Carlos Canalda, (527 palabras) Créditos