Facehugger
Facehugger

En la serie de películas Alien, el estado larvario de los alien. Se trata de un ser de cuerpo oblongo y plano provisto de ocho patas articuladas (cuatro a cada lado) de aproximadamente cincuenta centímetros de ancho (entre la punta de las patas) y veinte de largo, además de una cola flexible de unos cincuenta centímetros. Con toda seguridad es capaz de segregar algún tipo de ácido para facilitar el acoplamiento al huésped.

El facehugger (también conocido en español como la nécora, o atrapacaras) es el estado final del embrión de los huevos de alien. En ningún momento se especifica el tiempo que tarda en formarse o cuanto puede estar en estado latente antes de eclosionar, pero por lo que se puede deducir, el periodo de formación es relativamente corto, en incluso puede que ya esté formado cuando las reinas ponen el huevo, y el tiempo en el que puede estar en estado latente sin eclosionar prolongarse durante larguísimos periodos, decenas de años incluso.

La eclosión del huevo sólo se produce cuando el facehugger detecta la presencia de algún ser vivo en las cercanías, probablemente por el movimiento. Se abre entonces una gran válvula en el extremo superior del huevo y por ella salta el facehugger para intentar acoplarse rápidamente a la cara del futuro huésped, al que se agarra fuertemente con sus ocho patas además de estrangularle con la cola, e introduce una larga sonda por la boca para depositar el siguiente estado larvario de los aliens, el chestburster. Una vez que ha cumplido su misión, el facehugger se desprende y muere, aunque no por ello deja de ser peligroso, puesto que su sangre es igual de corrosiva que los aliens adultos.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(283 palabras) Créditos