Estrellas múltiples
ANOCHECER

Aunque algunas estrellas, como ocurre con el Sol, son únicas, en muchas ocasiones éstas se agrupan de dos en dos, o incluso en mayor número, estando todas ellas ligadas entre sí por sus respectivas atracciones gravitatorias. Las estrellas binarias, que es el caso más simple de estrellas múltiples, son grupos de dos estrellas; hay también estrellas triples, cuádruples, etc. Para diferenciar unas de otras, al nombre común se le añade una letra del alfabeto, empezando por la más importante.

Uno de los casos más conocidos de estrella múltiple es Alfa Centauro, la estrella más próxima al Sistema Solar. Alfa Centauro es una estrella triple. Alfa Centauro A, el astro principal del sistema, es una estrella amarilla muy similar en tamaño al Sol. Alfa Centauro B es algo menor y también más fría, puesto que su color es anaranjado, y está situada a una distancia de la anterior aproximadamente igual al radio del Sistema Solar. Alfa Centauro C, o Próxima Centauro, es una enana roja de pequeño tamaño y muy poco brillante, que orbita en torno a las otras dos a una distancia de varios meses-luz

Todavía hay sistemas más complejos, como el de Cástor, o Alfa Géminis, que cuenta con un total de seis estrellas distribuidas en tres grupos de dos.

Dentro del campo de la ciencia-ficción, los sistemas estelares múltiples han sido utilizados por diferentes autores para ambientar sus relatos. El más conocido de ellos es sin duda el cuento de Isaac Asimov titulado NIGHTFALL, traducido en España como CAE LA NOCHE o ANOCHECER, en el que se describe un planeta que orbita en un sistema estelar séxtuple. Esta superabundancia de soles hace que la noche sea un fenómeno desconocido para sus habitantes, pero la aparición cada varios miles de años de una peculiar conjunción de los seis astros, hace que surja una efímera noche con resultados nefastos: La totalidad de la población se vuelve loca ante tan inusitado fenómeno (Asimov les hace padecer una irresistible fobia a la oscuridad) y la civilización se hunde sumiéndose en el salvajismo, lo que supone el inicio de un nuevo ciclo cultural partiendo de cero... Y así una y otra vez.

© José Carlos Canalda,
(361 palabras) Créditos