Dune

Popularmente llamado Dune, es la piedra angular de todo el universo de Frank Herbert. Arrakis es un planeta árido, con extensos e impenetrables desiertos, grandes cordilleras de roca volcánica y fríos casquetes polares.

Las condiciones de gravedad y presión atmosférica son muy similares a las de la Tierra (0,87 G y 1 atm. respectivamente), y su tamaño aproximado es de 12.000 Km de diámetro. Los días tienen una duración de 22,4 horas terrestres, completando una traslación completa alrededor de su sol en 778,76 días terrestres. La atmósfera es similar a la terrestre pero con la notable ausencia de CO2. La temperatura media es de 37º

Arrakis posee dos pequeños satélites llamados Krelln (de 610 m. de diámetro) y Avron (de 263 m. de diámetro). Ninguno de ellos tiene atmósfera ni presencia humana.

La población del planeta es variable, según las necesidades reinantes. La casa noble poseedora de la concesión imperial sobre la explotación de la especia geriátrica, suele tener algo mas de cien mil hombres en el planeta, habitualmente situados en las ciudades y pueblos protegidos por la muralla escudo de las violentas tormentas arrakenas. La población nativa que no es fremen, asciende a los 15 millones, la mayoría de ellos trabajadores de la especia, sirvientes, piratas e indigentes. La población Fremen no ha sido calculada todavía (a falta de un censo exacto), pero se estima sobre los 20 millones de individuos.

La economia arrakena se basa principalmente en la explotación de la especia geriatrica melange y su posterior exportación al resto del imperio. Esta explotación se llevó a cabo en Arrakis hasta la revolución Fremen de Paul Muab-Dib. A partir de este punto, el imperio y la cofradía, perdieron control sobre la producción de especia y en Arrakis comenzaron los planes de terraformación del difunto Dr. Kynes. Mas tarde, durante el mandato de Leto II, se vio por primera vez agua en la superficie de Arrakis.

© José Antonio Navarro Torres, (323 palabras)