Cruciformes

Cristales vivos nativos del planeta Hyperion, descritos en las novelas del ciclo de los Cantos de Hyperion, de Dan Simmons. Deben el nombre a su forma de cruz, y son capaces de establecer una relación de simbiosis, o de parasitismo, con los seres humanos, fusionándose con su cuerpo e interconectando su propio sistema nervioso con el de su huésped. Entre sus capacidades destaca la de resucitar a quienes los alojan cuando éstos fallecen, pero a cambio de ello ejercen un férreo control mental sobre ellos convirtiéndolos, al cabo de un determinado número de reencarnaciones, en poco más que unos zombies completamente idiotas, al tiempo que les provocan asimismo toda una serie de modificaciones orgánicas tales como la asexuación.

Se cree que fueron creados por las inteligencias artificiales del Tecnonúcleo, con objeto de poder disponer de rebaños humanos a los que utilizar -o mejor dicho, a sus cerebros- a modo de unidades de un superordenador orgánico

© José Carlos Canalda
(155 palabras) Créditos