Crisálida
CRISÁLIDA

Forma inmóvil de los insectos lepidópteros (mariposas) que se corresponde a la ninfa o pupa de los demás insectos. Muchas crisálidas se quedan al descubierto sin hacer capullo y presentan las manchas doradas y plateadas que han originado su nombre. De ordinario, el calor acelera la crisalidación y el frío la retrasa. La duración del proceso es muy variable; mientras que en ciertas especies dura ocho o nueve días, en otras llega a siete u ocho meses.

La crisálida tiene un fuerte componente simbólico por lo que supone de cambio y metamorfosis, así como del paso de la infancia a la madurez. En ese sentido, el de paso a un estado superior, el término ha sido ampliamente utilizado dentro de la literatura universal, incluida la ciencia-ficción. Un ejemplo fundamental para comprender esta simbología es el episodio CRISÁLIDA de la serie Babylon 5 que relata como la embajadora Delenn, representante de los Minbari, se encierra en un capullo para transformarse sorprendentemente en humana.

Otro ejemplo del despertar a la madurez es el relato CRISÁLIDA de Eduardo Gallego y Guillém Sánchez. En este caso sí se trata de un despertar puramente simbólico, puesto que los habitantes de una nave generacional, plácidamente abandonados al aparentemente inmutable paso del tiempo en su viaje, se ven repentinamente en la necesidad de resolver conflictos y enfrentarse a situaciones que les sacan de su cómoda adolescencia social para lanzarlos a la responsabilidad del mundo adulto.

En algunos casos la fase de crisálida representa una transición a un estado no tanto superior como extraño, como ocurre en el relato de Clifford D. Simak LOS CÁIGANSE MUERTOS, donde unos exploradores humanos infectados por bacterias extraterrestres acaban transformándose, previo paso por una fase de crisálidas, en criaturas simbióticas. Una idea similar y mucho más inquietante es el relato ROSA ARAÑA, de Bruce Sterling, donde una amargada y solitaria humana de la facción mecanicista termina transformándose en una mascota alienígena

El alienígena por definición, el de la película ALIEN, pasa también en su desarrollo por una fase similar a la de crisálida. Según la teoría más extendida el facehugger (también conocido como nécora) es el vector que porta la larva hasta el anfitrión. Una vez cumplida la inoculación el faccehuger muere. La fase parasitaria podría considerarse una fase de crisálida aunque el capullo sea un ser vivo, algo nada infrecuente en la naturaleza. Durante el proceso de ninfa, la larva de alien se alimenta del anfitrión y extrae algo de ADN. Este proceso que se ha calificado de hibridación sería la variante inversa de la conjugación bacteriana. Este proceso le conviene al alien porque le permite obtener características de su huésped, la bipedestación si infecta a un humano, que le permitan una mejor adaptación al medio en que vive su anfitrión.