Corriente alterna

Se dice que una corriente eléctrica es alterna cuando la diferencia de potencial que se presenta entre dos conductores varia con el tiempo, o por decirlo de un modo más coloquial, el polo positivo y el polo negativo cambian de un conductor a otro continuamente.

Es la corriente suministrada por las compañías eléctricas, en Europa la frecuencia de variación es de 50 veces por segundo (50 Hz) mientras que en América es de 60 Hz, por eso es importante leerse detenidamente las instrucciones de los aparatos antes de enchufarlos a la red, porque además de esto, en Europa el voltaje es de 220 voltios mientras que en América es sólo de 125.

Aunque desde un punto de vista técnico, la corriente continua es más fácil de utilizar, (es la única que permite regular la velocidad en los motores eléctricos de forma sencilla, basta variar el voltaje y la única que hace factible la tecnología electrónica) sin embargo, su transporte resulta dificilísimo debido a las radicales bajadas de voltaje que provocan la resistencia de los conductores y, lo más importante, es muchísimo más peligrosa en caso de electrocución.

Por eso se prefiere la corriente alterna para los tendidos de alta tensión (que además implican una gran potencia); las pérdidas en el transporte de la energía son tolerables desde un punto de vista económico y de rendimiento y los efectos de una descarga, aunque siempre desagradables y sin duda peligrosos, no son tan dañinos como ocurre con los grandes voltajes de corriente continua.

© Francisco José Súñer Iglesias (251 palabras) Créditos