Cómic

Término inglés utilizado universalmente para definir cualquier tipo de historia gráfica, tanto las cómicas (de ahí el origen del nombre, equivalente al español tebeo) como las que no lo son. Aunque la historia de los cómics es reciente, remontándose tan sólo a finales del siglo XIX, su arraigo en la cultura popular es profundo, habiendo marcado a varias generaciones de lectores en numerosos países. En este siglo de existencia los cómics han abarcado todo tipo de géneros, siendo abundantes los pertenecientes a la ciencia-ficción, algunos tan renombrados como los norteamericanos Flash Gordon y Buck Rogers, o el francés Valerian. Incluso algunos cómics de temática no fantástica han realizado incursiones esporádicas dentro del género, como ocurrió con los afamados álbumes de Tintin, uno de cuyos episodios describe un realista -para la época- viaje a la Luna. Tampoco se puede olvidar la abundante nómina de cómics de superhéroes, un subgénero típicamente norteamericano que se ha extendido por todo el mundo.

En los últimos años, el manga japonés ha irrumpido en Occidente transformando la industria e influyendo en muchos creadores. Sus particulares señas de identidad permiten a las nuevas generaciones identificarse plenamente con su estética.

Comparada con otros géneros, la tradición de historias gráficas de ciencia ficción no ha sido demasiado intensa en España, no tanto por la inexistencia de títulos (éstos son relativamente abundantes) sino por lo efímero de las colecciones, ninguna de las cuales (salvo la de Diego Valor) alcanzó una longevidad equiparable a los grandes éxitos del cómic español como El Capitán Trueno, El Jabato, Hazañas Bélicas o Mortadelo y Filemón, por poner tan sólo algunos ejemplos.

Además del ya citado Diego Valor, obra del guionista Enrique Jarnés Bergua (Jarber) y de los dibujantes Adolfo Álvarez Buylla, Braulio Rodríguez (Bayo) y Francisco Fernández-Zarza (Jano), nos encontramos con varias incursiones, algunas de gran calidad, de los autores españoles en el campo de la ciencia ficción gráfica. Víctor Mora, el afamado guionista de El Capitán Trueno y El Jabato, fue el responsable literario de varios de ellos, acompañado por algunos de los más importantes dibujantes de la época. Junto con Juan Martínez Osete creó Víctor, héroe del espacio; con Francisco Fuentes Man, Galax el cosmonauta; con Carlos Giménez, Dani Futuro y Delta 99; con Cuyás, Astroman, y con Edmundo Fernández Ripoll (Edmond) y José Bielsa, Supernova. Asimismo, el propio Capitán Trueno cuenta con algunos elementos que pueden ser considerados prácticamente de ciencia ficción, como es el caso de los inventos (el globo aerostático, los robots ajedrecistas...) del mago Morgano.

Juan Martínez Osete dibujó, con guiones de J.B. Arlés, las series Red Dixon y Rock Robot, mientras Tomás Marco Nadal fue el responsable de El aventurero del espacio, SOS Titán y Androstar, este último con guiones de José María Bea. La Saga De Los Aznar tuvo dos adaptaciones parciales al cómic, ambas con guiones de su propio autor, Pascual Enguídanos, y dibujos de Matías Alonso y Antonio Guerrero, respectivamente. Basada también en la obra de Enguídanos es la corta serie de Fredy Barton el audaz, dibujada por Fernando Cabedo Torrents.

En los años 80, revistas como 1984 (después Zona 84) , El Víbora, Comix Internacional o Cimoc trajeron a España una forma más adulta de entender la historieta. Dentro ya del apartado humorístico es preciso citar a Superlópez, una divertida parodia de los superhéroes americanos. Un efímero intento de crear un cómic de superhéroes netamente español fue el de Iberia Inc, con guiones de Rafael Marín Trechera y Carlos Pacheco, y dibujos de Rafa Fontériz.

Nuestro país ha dado y exportado muchos y buenos dibujantes de cómic, como Esteban Maroto, José Ortiz, Emilio Freixas, Carlos Giménez o Vicente Segrelles, algunos de los cuales (¡ay!) han tenido que buscarse las judías en ambientes menos espesos que los españoles. Éste ha sido el caso de Jesús Blasco, autor de Kelly Ojo Mágico y Zarpa de acero, o de Rafael Marín Trechera y Carlos Pacheco, guionistas de los Cuatro Fantásticos.

© José Carlos Canalda, Mario Moreno Cortina, (656 palabras)