Colmeneros
MUNDOS EN EL ABISMO

Alienígenas que habitan en el espacio de Akasa-Puspa. Su adaptación al medio interplanetario es total; de algo más de un metro de altura, disponen de un solo par de miembros, acabados en manos similares a las humanas, y una cola prensil, más útil en el estado de caída libre en el que viven que cualquier otro tipo de extremidad. La cabeza, provista de una corta trompa donde se sitúan dos ojos de infrarrojos, y a cada lado del cráneo dos ojos normales con una visión panorámica casi total, les hace parecer un cruce entre lagarto e insecto. Su piel es una gruesa cutícula, a modo de traje espacial natural, que les permite moverse en el espacio exterior con toda normalidad. Sobre la espalda siete tentáculos retráctiles les sirven como medio de comunicación en el vacío

Habitan en las llamadas colmenas, asteroides excavados de unos doscientos metros de diámetro y provistos de un impulsor de masas que a su vez hace de mástil para decenas de paneles fotoeléctricos.

Aunque los datos que existen sobre ellos son pocos y dispersos, las investigaciones apuntan a una adaptación al medio espacial tras haberse originado en un planeta, los indicios al respecto, como la presencia vestigial de huesos, pelvis y columna vertebral indican que sus ascendientes tuvieron que vérselas con fuerzas gravitatorias en las que colmeneros morirían aplastados por su propio peso. Una hipótesis sugiere que, debido lo hostil del medio, esa adaptación fue voluntariamente provocada mediante manipulación genética por los propios antepasados de los colmeneros.

La humanidad de Akasa-Puspa siempre vio a los colmeneros como meros animales semi-inteligentes, siempre dispuestos a colaborar en la caza de juggernauts o efectuar pequeños servicios a cambio de algunas migajas tecnológicas. Los acontecimientos relatados en MUNDOS EN EL ABISMO e HIJOS DE LA ETERNIDAD aclaran definitivamente el origen de estas criaturas y desvelan la verdadera naturaleza de su buena disposición hacia los humanos.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(318 palabras) Créditos