Calcio
Isaac Asimov

Metal perteneciente al grupo del magnesio. En estado puro es muy reactivo, por lo que es utilizado como elemento reductor para la obtención de uranio y otros metales. Al igual que el magnesio, entra también en la composición de aleaciones estructurales ligeras. La piedra caliza, uno de los minerales más abundantes en la naturaleza, está compuesta en su mayor parte por carbonato cálcico (CaCO3), que es una sal muy insoluble. Una variante del carbonato cálcico es el mármol, un material ampliamente utilizado con fines ornamentales. Las estalactitas y estalagmitas de las cuevas son deposiciones de carbonato cálcico de gran belleza formadas por la lenta cristalización de las pequeñas cantidades de dicha sal disueltas en el agua, las cuales son las responsables de la dureza de ésta. Otro conocido mineral de calcio es el yeso, cuya composición química es el sulfato cálcico (CaSO4) hidratado con varias moléculas de agua.

Al calentar la caliza se obtiene un óxido de calcio llamado cal viva (CaO), que tratada con agua forma la llamada cal apagada (Ca(OH)2), una base muy usada en procesos industriales y en albañilería. Un proceso similar se aplica al yeso. Al ser calentados los cristales del mineral de yeso éstos pierden el agua de cristalización, convirtiéndose en un polvo blanco que se utiliza como material de construcción, ya que al mezclarlo con agua se rehidrata y endurece. Otros compuestos de calcio son asimismo utilizados en la construcción, como la escayola (una variante del yeso) o el cemento, constituido por silicatos de calcio producidos mezclando en un horno piedra caliza y sílice.

El cuerpo humano también utiliza el calcio como elemento de construcción en los huesos, en este caso en forma de fosfato. El metabolismo del calcio está regulado por la vitamina D, cuya carencia origina la enfermedad llamada ratiquismo. El raquitismo se traduce en una deficiencia de calcio que afecta al crecimiento y provoca la fragilidad de los huesos.

Dentro de la ciencia-ficción resulta curioso reseñar que Isaac Asimov, en su serie de Lucky Starr, intenta explicar el gran albedo del asteroide Vesta atribuyéndole una superficie recubierta por mármol, dándole el poético (e inexacto) nombre de el astro de mármol.

© Jacobo Cruces Colado, José Carlos Canalda
(362 palabras) Créditos