Caballos de Troya

Un Caballo de Troya es un programa ideado para que, bajo una apariencia inofensiva y útil para el usuario, afecte muy negativamente al sistema al incluir un módulo capaz de destruir datos. Junto con los virus es uno de los tipos de programas malignos más conocidos y empleados. Por su similitud en la forma de operar le debe su nombre al famoso caballo de la mitología griega. El caballo de Troya era un enorme caballo de madera que los griegos dejaron a las puertas de Troya como oferta de paz después de una larga batalla. Los troyanos abrieron sus puertas e introdujeron tal obsequio en la ciudad. Sin embargo, al caer la noche, un grupo de griegos salió de su interior y abrieron las puertas de Troya para que su ejército la invadiese. Bien, pues un caballo de Troya en informática es lo mismo. Mucha gente los confunde con los virus o con otros programas malignos, pero un Caballo de Troya es un programa que, bajo la apariencia de una aplicación útil para el usuario (el caballo de madera), es diseñado deliberadamente para llevar dentro de sí cierto código dañino (los soldados de su interior). Se diferencian de los populares virus en que estos últimos infectan cualquier programa del ordenador sin que el programa anfitrión tenga nada que ver con el virus. Además, al contrario que los virus, los caballos de Troya no se reproducen.

Cuando un usuario poco precavido recibe un caballo de Troya no se da cuenta del peligro hasta que se ha producido el daño. Generalmente se recibe un programa con un nombre sugerente: Información SIDA, Comecocos, Quinielas... y al ser ejecutado o tras cierto número de ejecuciones se empiezan a realizar las acciones para las que en realidad dichos programas fueron diseñados, como por ejemplo destruir los datos del ordenador; Incluso llegaron a circular algunos programas antivirus que en realidad son Caballos de Troya, como las versiones 78 y 79 del popular Scan. Un caballo de Troya muy conocido fue el denominado SIDA. Distribuido como información divulgativa sobre la enfermedad, atacaba ferozmente las máquinas en las que era ejecutado.

Con el advenimiento de Internet, los Caballos de Troya en forma de mensajes con contenidos útiles o divertidos destruyen la información del disco del receptor aprovechando agujeros de seguridad del sistema. El caso más conocido fue el I Love You.

Un tipo de Caballos de Troya beneficiosos son aquellos que, aprovechando la inexperiencia e inconsciencia del usuario que ejecuta alegremente programas no solicitados, presentan en pantalla mensajes simulando el borrado de datos para, finalmente, burlarse del usuario por su estupidez y recomendarle que en futuro sea más cuidadoso con los programas que ejecuta en su ordenador. Su fuerza didáctica está fuera de toda duda.

Un pariente muy cercano de los caballos de Troya son los camaleones, con los que a veces son confundidos.

© Francisco José Súñer Iglesias, Andrés Berdasco Blanco, (476 palabras)