Batería de níquel metalhidruro

Es un sistema derivado del níquel-cadmio, pero eliminando el elemento conflictivo medioambientalmente hablando, el cadmio. El metalhidruro presenta además una mayor capacidad para almacenar energía por lo que la cantidad de energía que podemos almacenar en el mismo volumen es mayor. Es, como el sistema Ni-Cd, recargable y el proceso de carga es más rápido que el anterior. La mayor pega que tiene es el denominado efecto memoria: cuando la batería no se descarga completamente sufre una merma considerable de la carga máxima con lo que las prestaciones disminuyen en gran medida. La utilización principal de baterías de Ni-MH se ha producido en teléfonos móviles, y en menor medida en ordenadores portátiles y herramientas sin cable. Sin embargo su uso se está extendiendo en este último campo mientras disminuye en los dos primeros.

© Igor Cantero Uribe-etxeberria,
(136 palabras) Créditos