Bases

1.- Química El agua, como es sabido, está compuesta por moléculas formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Siempre que tengamos una cantidad de agua pura una parte de estas moléculas (concretamente una de cada cien billones, lo cual puede parecer significante pero hay que tener en cuenta que existen muchas moléculas de agua en un simple vaso) está escindida en dos iones: Por un lado un protón, es decir, un átomo de hidrógeno cargado positivamente por haber perdido su único electrón, y por otro un grupo hidroxilo, formado por el oxígeno y el hidrógeno restante y cargado negativamente gracias al electrón robado al protón.

Siempre que tengamos agua pura habrá, lógicamente, tantos protones (H+) como grupos hidroxilo (OH-), por lo que existe un equilibrio entre ambos y el pH (es decir, el índice de acidez) será neutro. Pero existen substancias que pueden romper este equilibrio, como ocurre con los ácidos y las bases. Así, las bases (o substancias básicas) son aquéllas que, disueltas en agua, hacen que la cantidad de hidroxilos sea mayor que la de protones, bien porque liberen a los primeros, bien porque capturen a parte de los segundos. En cualquiera de los dos casos, el carácter básico, o la alcalinidad (que se pueden identificar con el exceso existente de hidroxilos) aumenta.

Evidentemente esta definición es válida únicamente para disoluciones acuosas. Por esta razón el concepto de acidez se amplió de forma que pudiera abarcar a cualquier sistema químico, pero una definición rigurosa del mismo excede con mucho los límites de este glosario. A la capacidad de corrosión que tienen algunas de estas substancias se le llama causticidad, por lo que a las bases fuertes tales como el hidróxido sódico se les denomina también substancias caústicas.

Las bases más comunes son sustancias muy conocidas por todos. Dentro del grupo de las bases inorgánicas podemos citar los hidróxidos de los metales alcalinos, como la sosa caústica (hidróxido sódico) o el hidróxido potásico, así como otras substancias comunes tales como el hipoclorito sódico (la lejía es una disolución suya en agua) o el amoníaco (en realidad hidróxido amónico, es decir, amoníaco disuelto en agua). Todos los carbonatos y bicarbonatos (recordemos que el bicarbonato sódico se utiliza para neutralizar la acidez de estómago) presentan también carácter básico, aunque mucho más atenuado que en los casos anteriores. Dentro de la química orgánica existen también numerosas substancias que presentan carácter básico, como las aminas (anilina, piridina y otras muchas).


2.- Una base es un conjunto de alojamientos, almacenes y depósitos que sirve de punto de partida y aprovisionamiento para expediciones de duración limitada. Si estas expediciones tienen índole puramente científica o exploratoria, las bases disponen de laboratorios y observatorios que complementan las observaciones de campo. Si por el contrario, las expediciones son de índole militar, la base suele estar fortificada, o al menos convenientemente defendida, y dispone de hangares y pistas de aterrizaje, en el caso de las bases aéreas.

Una de las bases más conocidas de la ciencia-ficción es la Base Lunar Alfa, desde la que los protagonistas de Espacio 1999 sobrevivían buenamente a su odisea.

© José Carlos Canalda, Francisco José Súñer Iglesias, (519 palabras)