Baikonur

Base de lanzamiento espacial, o cosmódromo, de la antigua Unión Soviética, ahora utilizada por Rusia. Tiene una extensión de unos 7.000 kilómetros cuadrados (equivalente al tamaño de una provincia española de tamaño medio), superior a la de la base norteamericana de Cabo Kennedy, y paradójicamente no se encuentra en las proximidades de la ciudad de Baikonur sino a 200 kilómetros al sudoeste de la misma, cerca de Tyratam y no lejos del lago Aral y el río Syr Darya, 2.100 kilómetros al sudeste de Moscú. Esta confusión no es accidental sino deliberada, dado que las autoridades soviéticas, durante los años de la guerra fría, consideraron conveniente mantener en secreto la verdadera ubicación del cosmódromo. Aunque estas precauciones no tienen ya razón de ser y se conoce su ubicación exacta, se ha mantenido su denominación tradicional en vez de cambiarla por la correcta.

Baikonur fue construida en 1955 coincidiendo con el inicio de los primeros ensayos de la Unión Soviética en la entonces incipiente carrera espacial, iniciándose los lanzamientos en 1957. Consta de 9 plataformas de lanzamiento, 34 complejos técnicos y 3 estaciones de combustible, y allí tienen su origen todas las misiones espaciales rusas, tanto las tripuladas como los satélites y las sondas espaciales. Actualmente es también el lugar de partida de los lanzamientos que tienen por destino la Estación Espacial Internacional

Dentro de la historia de la astronáutica Baikonur figura en un lugar de honor, ya que fue de allí desde donde se puso en órbita el primer satélite artificial, el Sputnik 1, y también partió de sus pistas el cohete tripulado por Yuri Gagarin, el primer astronauta que estuvo en órbita alrededor de la Tierra.

Tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991 Baikonur quedó ubicada fuera de Rusia, pasando a depender del gobierno de la república de Kazajstán. En 1994 la Federación Rusa y Kazajstan llegaron a un acuerdo mediante el cual Rusia seguiría utilizando Baikonur en régimen de alquiler durante 20 años, aunque en algunas ocasiones han surgido roces entre ambos gobiernos como cuando, a raíz de estrellarse un cohete Protón tras un lanzamiento, el gobierno kazako clausuró temporalmente el cosmódromo.

Está previsto que a medio plazo los rusos trasladen sus misiones espaciales a los cosmódromos de Plesetsk y Svobodny, situados en su propio territorio.

© José Carlos Canalda,
(382 palabras) Créditos