Átomo

El átomo es la parte más pequeña en la que se puede obtener materia de forma estable, ya que las partículas subatómicas que lo componen no pueden existir aisladamente salvo en condiciones muy especiales. El átomo está formado por un núcleo, compuesto a su vez por protones y neutrones, y por una corteza que lo rodea en la cual se encuentran los electrones, en igual número que los protones.

Un número determinado de protones es el que caracteriza a un elemento químico concreto, cada uno de los cuales tiene una propiedades químicas propias. El número de neutrones no influye en las propiedades químicas, pero sí en la estabilidad del núcleo frente a posibles desintegraciones atómicas. Para que un núcleo determinado sea estable, debe darse cierta proporción (o cierto margen de proporciones) entre los protones y neutrones. Así, el carbono-12 (seis protones y seis neutrones) y el carbono-13 (seis protones y siete neutrones) son estables, mientras que el carbono-14 (seis protones y ocho neutrones) es inestable y se desintegra emitiendo radiactividad. A partir del bismuto, todos los elementos químicos conocidos (es decir, lo más pesados) carecen de isótopos estables.

Excepto los gases nobles, que no presentan reactividad alguna y son completamente inertes, el resto de los elementos químicos se combinan con otros o entre sí para formar distintos tipos de compuestos.

© José Carlos Canalda, (223 palabras)