Adam Reith
Ciclo de Tschai, el planeta de la aventura

Explorador terrestre. Llegado a Tschai tras recibir una señal de indudable origen artificial, su nave nodriza fue destruída por un torpedo de origen desconocido. Él mismo sobrevivió a duras penas al violento aterrizaje de la lanzadera en la que se dirigía a la superficie.

Definido por uno de sus superiores como medio acróbata, medio científico loco, medio escalador nocturno, y muchos medios más, Reith recibió durante su entrenamiento formación en ciencias, lingüística, tecnología del espacio y de la energía, biometría, meteorología, geología, toxicología, adiestramiento con armamento, técnicas de defensa y ataque, y nociones de nutrición, mecánica, electrónica y prácticamente cualquier tipo de conocimiento del que, por muy remota que fuera la posibilidad, pudiera llegar a depender su vida. De hecho, si no moría violentamente, tenía garantizada la supervivencia.

Esto no le convertía en un superhombre imperturbable, durante su periplo por Tschai fue herido, sufrió depresiones y estuvo varias veces al borde de la muerte, pero la suma conjunta de desesperación, habilidades y transgresión calculada de las leyes no escritas de Tschai, le hicieron salir adelante durante su búsqueda de una nave espacial con la que volver a la Tierra para dar cuenta del extraordinario hallazgo que resultaba ser el planeta

Estas aventuras han sido relatadas por Jack Vance en los cuatro volúmenes de lo que se ha dado en llamar el Ciclo de Tschai, el planeta de la aventura

© Francisco José Súñer Iglesias,
(229 palabras) Créditos