Unas palabras
Pedro Díaz-Cartes, En las puertas
En las puertas
(Pedro Díaz-Cartes)

Hay un campo en la ciencia-ficción poco explorado, el de la ilustración.

Y cuando digo poco explorado, no digo poco cultivado. La lista de artistas que de algún modo han puesto su habilidad al servicio de la ciencia-ficción es tan inmenso que dar una somera relación de ellos únicamente llevaría a nombrar una pequeñísima parte.

Leonardo Paz Parada, Libelula
Libelula
(Leonardo Paz Parada)

Cuando digo poco explorado es porque creo que la ilustración, como género descriptivo con todas las de la ley, apenas se ha utilizado. Más bien se ha recurrido a él como plasmación de ideas ajenas y referencia para obras literarias o como encargo para portadas y carteles, nunca como medio expresivo independiente de otras consideraciones narrativas.

En resumen; que hay muy pocas pinturas de ciencia-ficción per se, y no quiero caer en la trampa de considerar ciertas corrientes pictóricas, como el surrealismo, como cercanas al género, el surrealismo sigue por caminos ajenos a la habitual racionalidad de la ciencia-ficción una cierta rebelión contra la realidad cotidiana y, pese a que los mundos recreados por los surrealistas pudieran parecer ideales para ilustrar el género, sus motivaciones son casi opuestas.

D. Díez, Architectural Waterfall
Architectural Waterfall
(David Díez)

Tampoco hay que tener demasiado en cuenta los experimentos con las tecnologías digitales. Crear paisajes exóticos gracias a la renderización, 3D, y técnicas similares se debe, fundamentalmente, a que resulta más sencillo a los creadores no ajustarse a un naturalismo estricto, en el que los defectos de estas tecnologías quedaría más patente, por no abundar en la doctrina transgresora que les une en cierto modo con los surrealistas.

Ángel
Ángel
(Andrés Berdasco Blanco)

En definitiva, en esta sección pretendo dar cabida al arte de ciencia-ficción, ya sea digital o digitalizado, y pese a lo dicho, no pienso despreciar ningún tipo de aportación lo suficientemente atractiva que cumpla una simple condición; explorar más allá de nuestro mundo y nuestra realidad.

© Francisco José Súñer Iglesias,