Lone Sloane
Philippe Druillet, 1966
Lone Sloane

En 1966 Eric Losfeld, propietario de la editorial Le Terrain Vague que publicaba la prestigiosa y contestataria revista de cine Pilote, decidió ampliar sus publicaciones penetrando en el terreno del cómic destinado a un público adulto. En Francia el cómic era considerado un producto infantil y para evitar problemas con la censura editó sus productos como libros de lujo, con un precio caro en aquella época, cosa que les hacía difícilmente accesibles a los menores. El resultado de este planteamiento fue la aparición de Barbarella cuyo éxito le permitió reincidir con otros libros como Lone Sloane, al que siguieron poco después Saga De Xam (Rollin y Devil, 1967) y Epoxy (Van Hamme y Cuvulier, 1968) entre otros.

Lone Sloane es el típico héroe que lucha en un universo donde se mezclan dioses, demonios, magos y hombres. Por su temática, pero sobre todo, por su grafismo recargado y por su planificación barroca y delirante, Lone Sloane representó una ruptura brutal con el concepto de cómic que había impuesto la llamada escuela franco-belga, estilo que más tarde seria conocido con el nombre de la línea clara. No fue fácil que el público del momento aceptase este nuevo estilo que aportaba una dificultad adicional a la comprensión de la historia. Por esta razón, Druillet hubo de esperar cuatro años hasta que la revista Pilote se atrevió a publicar la continuación de las aventuras.

© Toni Segarra (231 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Comics SF

Los autores

Philippe Druillet, nacido en 1944 y tras una breve carrera como fotógrafo, irrumpió en el mundo del cómic en 1966 con Lone Sloane. Atraído por los mundos de Michael Moorcock adapto una de las aventuras de Elric en 1968. En Pilote continuó con las aventuras de Sloane y desarrolló varias series más: Deliruis, con Jacques Lob, o Yragaël con guiones de Demuth. En 1975, junto a Bernard Farkas, Jean-Pierre Dionnet y Moebius, funda los Humanoides Asociados y la mítica Métal Hurlant, donde desarrolla multitud de delirantes trabajos. Interesado por las artes multidisciplinares, entre 1978 y 1983, colaboraron con Rolf Liebermann en la Wagner Space Opera en la Opera de París, y no deja de experimentar con el cine, la fotografía y la pintura.


Para saber más: