Hans
por André-Paul Duchâteau (G) y Grzegorz Rosinski (D), 1980
Hans

Solo los cinco primeros volumenes de Hans fueron dibujados por Rosinski. Absorbido por el trabajo de Thorgal decidió pasar Hans a un joven compatriota que había conocido en el festival de Sierre. Gracias a ello Zbigniew Kasprzak Kas empezó su carrera profesional con el sexto álbum de esta serie que ha seguido dibujando hasta, de momento, el número doce aparecido en diciembre del año 2000. Salvo error por mi parte en España sólo los dos primeros han sido publicados por Ediciones B.

Duchâteu escribió una historia de ciencia-ficción con la intención de no caer en el modelo Flash Gordon de inacabables aventuras siderales. Sin embargo su influencia es evidente: hombres voladores, mundo arbóreo, etc. La aventura de Hans empieza en el año 2027 cuando, vestido a la moda de finales del siglo XX y amnésico, deambula por los arrabales de la ciudad. Detenido por los vigilantes, es salvado cuando está a punto de ser ejecutado, por Orquídea y un par de saqueadores que intentan sobrevivir en una tierra devastada después de un desastre nuclear. En el refugio que han encontrado en las montañas de luz Hans recuerda su vida anterior como investigador histórico del futuro de la misma ciudad, la única que queda en el planeta. La escasa población que ha sobrevivido está dividida entre los ciudadanos y los exteriores pero existe, además, un pequeño grupo de dirigente que vive en las montañas de la luz a escondidas del resto.

Parece inevitable, a causa de su temática, su dibujante y el momento de su publicación, la comparación con Thorgal. Comparación en la que Hans sale perdiendo. Mientras que cada episodio de la primera nos trae nuevas sorpresas, las aventuras del segundo son totalmente pretenciosas, ingenuas, previsibles y, hasta cierto punto, anodinas. La idea de que la fuerza del amor y el deseo de libertad bastan para amenazar el orden establecido en un régimen fuertemente dictatorial es infantil e ingenua. Y, naturalmente, las autoridades de la Ciudad tienen métodos más eficaces para librarse de la pareja que el de enviarles a arriesgadas misiones con la esperanza de que no regresen.

© Toni Segarra,
(351 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Comics SF

Los autores

André-Paul Duchâteau, nació en 1925 en Bélgica. Su larga carrera se inició muy temprano, en 1942, bajo la guía de Stanislas-André Steeman (famoso autor belga) y su famosa colección de cuentos Le Jury. Rápidamente colabora con diversas publicaciones de cómics para jóvenes, y en 1955 se convirtió en el guionista de la serie de intriga policial: Ric Hochet, dibujado por Tíbet y aparecido en la revista Tintín. Una larga colaboración de gran éxito popular, que celebraron en 2005 con 50 años ininterrumpidos y 70 títulos publicados. Su carrera se alterna como autor de literatura de policiaca y como escritor de comics (con Tíbet y otros dibujantes) También es autor de numerosos guiones de historias policiacas para radio y televisión. Entre la larga lista de novelas publicadas están: DE 5 À 7 AVEC LA MORT (1974) DOUBLURE POUR UN ASSASSIN (1981) LA PETITE FILLE À GAUCHE SUR LA PHOTO (1987) L´ÉCRIVAIN HABITE AU 21 (1998, biografía del autor S-A Steeman)

Nacido en Stalowa Wola (Polonia) el 3 de agosto de 1941, descubre el cómic a través de la revista Vaillant, editada por el Partido Comunista Francés y a los 16 años ya hace sus primeras historietas. En 1966, tras diplomarse en la Academia de Bellas Artes de Varsovia, debuta profesionalmente como ilustrador de libros y portadista de discos. A partir de 1968 publica cómics en la revista Relax, de la que llegaría a ser director artístico, y colabora en la serie policíaca Kapitan Zbik, creada por Zbigniew Gabinski, muy popular en su país natal. En 1976 conoce en Bruselas a los guionistas André-Paul Duchâteau y Jean Van Hamme, se establece en Bélgica y publica en los dos grandes semanarios juveniles belgas, Spirou y Tintin series como La croisière fantastique, Le Trombone Illustré, Thorgal En 1980, crea con guión de Duchâteau y temática de ciencia-ficción: Hans, el cual cedería seis años después a otro dibujante compatriota, Kas. Ha recibido numerosos premios por su obra.


Para saber más