Jack Vance
(1920-2013)

Biografía

vancej.jpg

Jack Holbrook Vance nació en San Francisco (EE. UU.) en 1920. Después de estudiar ingeniería y física se orientó profesionalmente hacia el periodismo. Su primer relato de ciencia ficción se publicó en 1945 y desde entonces simultánea la ciencia ficción con la literatura policíaca, género al que ha contribuido con más de doce novelas obteniendo el prestigioso premio Edgar.

La principal virtud de Vance como narrador es su capacidad de crear mundos sorprendentes y su habilidad para darles verosimilitud gracias a la minuciosa descripción de pequeños detalles y la compleja interacción de todos los personajes que presenta. Aunque es acusado a veces de utilizar argumentos demasiado simplistas, Vance se limita a retomar estereotipos más que explotados que, con su inmensa capacidad para la fabulación y la aventura, refresca y consigue revitalizar.

El ejemplo típico de esto es El Ciclo de Tschai, el planeta de la aventura. Compuesta por cuatro libros; LOS CHASCH, LOS WANKH, LOS DIRDIR y LOS PNUME, trata el viaje del tripulante de una nave perdida a través del planeta Tschai... para conseguir dar aviso de su accidente. Durante todo el se suceden las situaciones más intrigantes y las peripecias más peligrosas, pero el verdadero aderezo, y lo que da su verdadera dimensión al Ciclo, es la descripción de las cuatro razas que dan título a los libros, y que comparten... con los humanos.

Otra obra muy celebrada de Vance es La saga de la tierra moribunda, relato desternillante de las aventuras de Cugel, un torpe ladrón y hábil mentiroso, a través de un mundo, el nuestro, al final de sus días, el sol se apaga, la ciencia y la tecnología se ha perdido pero la magia la ha reemplazado; es La Tierra Moribunda. Como Vance no se toma muy en serio el género, este ciclo no está bien visto por los amantes de las fantasías heroicas o de las novelas de espada y brujería.

Otra serie famosa es la de Los Principes DemonioDurante los cinco volúmenes que componen este ciclo, se viaja por cientos de mundos, se pergeñan planes infalibles y se lucha contra poderosas fuerzas más allá de la capacidad del mero mortal... sin recursos económicos.

No queda claro para algunos críticos si Vance es más un escritor de fantasía que de ciencia-ficción, sin caer en la cuenta que Vance, ante todo, es un escritor de novelas de aventuras. En sus obras apenas quedan huecos para las discusiones morales o tecnológicas; los personajes son como son, sin caer en enrevesados y tediosos parlamentos teosóficos, las máquinas funcionan, y muy bien por cierto, y sólo sus inventores y los técnicos que las reparan tienen porqué saber como funcionan. Aún describiendo parajes increíbles, extraños seres y batallas fabulosas, nunca cae en la exageración propia de la space opera, y cuando se decide por la fantasía prefiere darle un tratamiento irónico sin olvidarse de la épica.

Obviamente Vance no es un autor hard, pero su lectura es mucho más refrescante y entretenida que la de muchos otros pretendidos, y pretenciosos, divos del género.

Falleció en Oakland el 26 de mayo de 2013,a los 96 años de edad


Sobre Vance se dice

Vance siempre me ha fascinado. La primera ver que leí algo suyo me costó entender la narración, incluso el mismo comportamiento de los personajes. Vance asume que en un Universo de múltiples mundos, o incluso en un mismo planeta, se pueden dar culturas que no se parecen en nada entre sí. Esto, que es una realidad en la Tierra, (¿o acaso se parece nuestra cultura, nuestros esquemas de razonamiento, a los de un bosquimano o un indígena del Amazonas?) es frecuentemente olvidado por los escritores de ciencia-ficción.

Vance enmarca las aventuras de sus personajes dentro de unas culturas cambiantes, y se explaya en explicar detalles como los tipos de comida, los artefactos, las armas, las costumbres sociales, el ropaje o los tratamientos honoríficos; casi siempre enmarcados en sociedades pseudofeudales. Es, casi, una ciencia-ficción antropológica, aunque llena de aventuras.

O al menos lo era en sus primeras novelas, no en las últimas las de la serie de ESTACIÓN ARAMINTA, que, al menos para mi, son de mucha menor calidad que el resto. De todas formas os recomiendo que si podéis leáis la serie del Anomo, o de LOS VALEROSOS HOMBRES LIBRES.

© Joan Claveria (713 palabras) Créditos

Bibliografía

Esta relación no es exahustiva, sólo se incluyen novelas y no relatos, artículos o las conferencias publicadas en distintos medios