EL LARGO DÍA DE LOS ROBOTS
EL LARGO DÍA DE LOS ROBOTS

Luis García Lecha siempre mostró un gran interés por la ciencia-ficción de temática robótico, escribiendo numerosos relatos protagonizados por esos autómatas, entre los que destacan los de Kabé. No es casual que su primera colaboración en LCDE, con el nº 2 nada menos, fuese una novela titulada ¿HOMBRE O ROBOT? EL LARGO DÍA DE LOS ROBOTS, nº 64 de la famosísima colección de Bruguera, aparecida en noviembre de 1971, es otro de los amenos relatos robóticos que nos legó el autor riojano afincado en Barcelona.

La acción transcurre en la Tierra, donde tras una espantosa guerra que ha aniquilado a la inmensa mayoría de la humanidad, ha resurgido una civilización pacífica y muy avanzada. Los terrestres llevan una existencia en apariencia idílica, servidos por una legión de androides que realizan hasta las funciones más insignificantes que antes desempeñaban los humanos. Pero todo comienza a cambiar cuando una camarera robot asesina a dos clientes, un hecho inaudito. Esto será el inicio de una serie de extraños incidentes en la que se ven implicados los robots.

Mientras tanto, Jan Varga, nuestro protagonista, se dirige a la Tierra en su nave, procedente de Olyshoor-11, pues ansía conocer el planeta de sus mayores. Los sensores de su nave captan una señal de socorro emitida desde el planeta Rogos. Cuando se dirige al rescate de quien envió tal señal, su astronave es atacada y Varga repele la agresión, destruyendo un navío espacial edmoriano, procediendo luego al rescate de la persona que transmitió la señal de auxilio, una mujer terrestre llamada Helena 3Otkos, a la que transporta a la Tierra. Ya en ésta, cada uno se dedica a sus asuntos, pero pronto volverán a coincidir y, juntos, habrán de hacer frente a una situación extrema, relacionada con los robots que tanto proliferan en la Tierra y que empiezan a comportarse de un modo irracional y violento, lo que les lleva a sospechar que los androides planean rebelarse contra sus amos humanos. Las averiguaciones de Jan y Helena les inducen a creer que los robots pueden estar siendo manipulados por un tal doctor Otthan Orlid, experto en robótica avanzada. Pero la realidad es aún más terrible.

Un detalle interesante se refiere a los apellidos de los terrestres. En la época en que transcurre el relato, y según el autor, los habitantes de la Tierra anteponen una cifra a su apellido, correspondiendo ésta al número de generaciones que han ostentado tal apellido. Así pues, Helena 3Otkos se corresponde con la tercera generación apellidada Otkos.

Novela sencilla y sin pretensiones, EL LARGO DÍA DE LOS ROBOTS ofrece un par de horas de amena e intrascendente lectura. Pura literatura bolsilibresca. No se puede pedir más.

© Antonio Quintana Carrandi,
(447 palabras) Créditos