Presentación
op00383b.jpg

El universo futurista de Luis García Lecha

Luis García Lecha fue un apasionado de la ciencia-ficción y lo demostró escribiendo más de seiscientas novelas de éste género. Esto, por sí sólo, habría bastado para asegurarle un puesto de honor en la historia de la ciencia-ficción española. Pero es que no fue sólo el autor más prolífico del género, si no también uno de los más interesantes, sólo superado por Pascual Enguídanos (George H. White) y Ángel Torres Quesada (A. Thorkent) creadores de La Saga de los Aznar y El Orden Estelar.

Siendo éste un sitio dedicado a la ciencia-ficción, pondremos especial interés en reseñar y comentar las obras del género presentadas por Lecha en las dos editoriales que publicaron el grueso de su obra, Toray y Bruguera. Si tú, amigo lector, eres demasiado joven y no viviste la era de esplendor de las novelas de a duro, pasa y conocerás la obra de ciencia-ficción de uno de los novelistas más destacados de la literatura popular española. Si, por el contrario, tienes ya cierta edad y fuiste un asiduo de los kioscos y tiendas de cambio de novelas, acompáñanos en este viaje al mundo futuro de la mano de Luis García Lecha, y recuerda con nosotros aquel tiempo en el que disfrutábamos de fabulosas aventuras espaciales por un duro, o poco más. Nuestra nave está a punto de partir del astropuerto, rumbo a los mundos imaginados por el pequeño gran autor riojano. No te quedes en tierra y ven con nosotros. No te arrepentirás.

El thriller según Clark Carrados

Entre la vastísima producción literaria de Luis García Lecha brillan con luz propia sus novelas policíacas, firmadas siempre como Clark Carrados. Desde su primera incursión en el género, la novela PUPILA AZUL, nº 302 de la colección Servicio Secreto, de Editorial Bruguera, Carrados demostró su maestría como autor de relatos policiales. Aparte de la colección citada, colaboró en las series Punto Rojo, Selecciones del Servicio Secreto, Archivo Secreto, Alto Secreto y Enviado Secreto, todas ellas de la por entonces pujante Bruguera. En general, se decantó por la intriga policial, aunque también escribió numerosas novelas de espionaje, las más conocidas de las cuales son las que publicó en Enviado Secreto, colección surgida a la sombra del extraordinario éxito que por aquel entonces cosechaban las películas de James Bond 007.

Con su prosa directa, sencilla y fácil de leer, pero no por ello exenta de calidad, Carrados supo atraerse el favor de los lectores con sus historias en las que combinaba con maestría misterio, intriga, suspense y acción, todo ello sabiamente aliñado con un ligero toque erótico y un fino sentido del humor. Disfrutemos pues de las novelas policíacas de uno de los autores de referencia de la novela popular española.

Escalofrios riojanos

La colección Selección Terror fue una de las más populares editadas por Bruguera. Luis García Lecha colaboró activamente en la misma, ofreciéndonos un buen puñado de relatos dignos de ser reseñados aquí. La mayoría de las novelas de nuestro admirado autor riojano podrían calificarse como, más que de terror, de miedo a secas. Efectivamente, siete de cada diez títulos de Carrados publicados en esta serie son, en esencia, novelas de intriga y misterio, aderezadas con ligeros toques terroríficos. No obstante, también dedicó algunas novelas a los temas clásicos del terror de toda la vida, aquel que popularizó en los años treinta del pasado siglo la prestigiosa productora cinematográfica Universal, y que más adelante serían recuperados y actualizados por la mítica Hammer Horror Films. Así, podemos encontrar entre la vasta producción terrorífica de este autor obras en las que aparecen vampiros, hombres-lobo y demás integrantes de la vasta y variada fauna gótica.

De todas formas, y como ya se ha dicho, la mayor parte de sus obras de esta serie vienen a ser algo así como un híbrido entre la novela policíaca y la de terror. El lector sabe, casi desde el principio, que tiene que haber una explicación racional para los hechos que narra Lecha, por muy sobrenaturales que le parezcan al comenzar la lectura. Pero la maestría del autor es tal, que incluso en novelas tan aparentemente sencillas como LA DANZA DE LOS FANTASMAS, donde todo queda más o menos claro a los pocos capítulos, consigue transmitirnos tensión y miedo en iguales proporciones.

Y eso es todo. Ahora, abramos la puerta de bisagras chirriantes que nos conducirá al universo terrorífico surgido de la fecunda pluma de Clark Carrados.

Clark Carrados en el frente

Aunque hoy resulte políticamente incorrecto, hubo un tiempo en el que el género bélico, tanto en su vertiente literaria como cinematográfica, gozó del favor del público. La novela popular española no fue ajena a ello, y todas las editoriales especializadas en bolsilibros dedicaron alguna serie al tema. Una de las más famosas fue la estupenda colección Comandos, de Valenciana, cuyo autor estrella fue el inolvidable don Pascual Enguídanos Usach (George H White) creador de la inmortal Saga de los Aznar.

La editorial especializada en el género bélico fue Toray, que, curiosamente, publicaba dos colecciones bajo el mismo epígrafe, una de tebeos (también llamados novelas gráficas) y otra de novelas propiamente dichas. Hazañas Bélicas, que tal era el nombre de ambas series, se convirtieron en las favoritas de los lectores aficionados a los relatos de guerra. La versión en cómic, con su característico formato apaisado, alcanzó una notable calidad artística gracias a la labor de aquel genial dibujante que fue Boixcar. En cuanto a la colección de novelas, el éxito estuvo garantizado desde el primer número gracias al trabajo y esfuerzo de un puñado de trabajadores de la pluma, entre los que despuntó Luis García Lecha, firmando sus obras como Clark Carrados y Louis G. Milk, principalmente. Además de en Hazañas Bélicas, colección publicada entre 1952 y 1973, escribió también para Relatos de Guerra (1951-1967) y Relatos de Guerra Extra (1962-1965) también de la editorial Toray. Fuera de esta editorial, Lecha participó con sus obras en la serie Metralla, editada por Bruguera entre 1963-1966, en la homónima colección Metralla de Ediciones Ceres (1980-1984) en las colecciones Carro Blindado (1960-1961) y Combate (1965-1966) ambas de la editorial Ferma, y en la colección Wehrmacht (1973-1974) de la editorial Maisal. En sus novelas, ambientadas generalmente durante la Segunda Guerra Mundial, Lecha trató todos los sub-géneros del tema: las operaciones de comandos, la guerra submarina, las batallas aéreas, las misiones de espionaje… Gracias a ello se convirtió muy pronto en uno de los autores más apreciados por los lectores, que buscaban sus novelas con verdadera avidez.

Luis García Lecha luchó en la Guerra Civil (o incivil, según como se mire) como miles de españoles, y al terminar ésta fue militar profesional durante algunos años. Sin duda esta experiencia le resultó muy útil a la hora de pergeñar sus novelas bélicas. Disfrutemos pues de una cuidada selección de sus mejores relatos de guerra.

¡Vente al oeste, muchacho!

El western fue, sin ninguna duda, el género más popular de la novela de a duro española. Prácticamente todos los autores cultivaron la novela del Oeste, unos con mejor suerte que otros. La gran mayoría de los seguidores de este género no tiene dudas al respecto: el mejor escritor fue don José Mallorquí, creador de El Coyote, Dos Hombres Buenos y otras series que hicieron furor durante tres décadas y que hoy son casi obras de culto, ávidamente buscadas por coleccionistas y aficionados. Lecha, firmando como Casey Mendoza y Clark Carrados, supo hacerse un hueco entre la pléyade de autores que relataban historias de vaqueros, y muy pronto destacó como uno de los más prolíficos. Hay quien considera que sus novelas del Oeste son tópicas, repetitivas. Puede que sí, pero quiénes así opinan olvidan una premisa incuestionable: la principal gracia, por así decirlo, de este género reside precisamente en eso. Al lector de novelas del Oeste no le interesaban las originalidades ni los experimentos literarios. Quería un producto predecible, repleto de acción y aventura, que calcara los esquemas repetidos hasta la saciedad por el cine hollywoodense de la época. Porque el western, no lo olvidemos, también fue el género cinematográfico más popular y querido por el público.

En mi etapa devoradora de bolsilibros, cuando leía prácticamente cualquier novela de a duro que cayera en mis manos, mis autores del Oeste preferidos eran el ya citado Mallorquí, Lou Carrigan (Antonio Vera Ramírez) y Clark Carrados. Un trío de Ases con los que disfruté de las más apasionantes aventuras. Considerando la ingente producción vaquera de Carrados, sería una labor no imposible, pero sí titánica, tratar de reseñar aquí todas sus obras de éste género, de modo que ni siquiera lo intentaré. Lo que sigue es una cuidada selección de las mejores novelas del Oeste escritas por ese torbellino de la máquina de escribir que fue Luis García Lecha. De modo que, si os apetece, seguidme al Salvaje Oeste americano de la mano de uno de los nombres fundamentales de la novelística popular española.

Lecha y las artes marciales

Durante los años setenta gozaron de gran popularidad las películas de artes marciales rodadas en Hong Kong. Estas cintas, aunque más malas que una combinación de dolor de muelas y oídos, resultaban muy entretenidas, si lo que se buscaba era un par de horas de diversión intrascendente. El éxito de este subgénero del cine de acción animó a la Editorial Bruguera a lanzar una colección de novelas de aventuras en las que las artes marciales tuvieran un protagonismo destacado. ¡KIAI! Héroes de las Artes Marciales, nombre de la serie, fue ideada para Lou Carrigan (Antonio Vera Ramírez) maestro indiscutible de la novela policíaca, y el autor más dotado a la hora de describir escenas de acción. La editorial pensaba, acertadamente, que siendo Carrigan practicante de artes marciales, de judo concretamente, la calidad de las novelas estaría garantizada. Pero Carrigan no podía ocuparse de dicha colección en exclusiva, de modo que Bruguera decidió abrirla a otros autores. Uno de los seleccionados fue, naturalmente, Luis García Lecha, y sus novelas son, después de las del maestro Carrigan, las mejores que se publicaron en esta colección.

Las obras de Carrados en ¡KIAI! son historias policiales, protagonizadas por Budd Baxter, un millonario budoka (practicante de diversas artes marciales orientales) que utiliza su inteligencia y sus habilidades físicas para ayudar a personas en apuros. Lecha se documentó muchísimo para estas novelas, por lo que las escenas de acción son casi tan espectaculares como las que relata Carrigan en las suyas. Budd Baxter es una de las grandes creaciones de Lecha. Disfrutemos de sus aventuras porque, realmente, valen la pena.

© Antonio Quintana Carrandi, (2.155 palabras) Créditos