EL CLUB DE LOS SUPERSERES
emf-347.jpg

Número 347 de Espacio, el mundo futuro, EL CLUB DE LOS SUPERSERES, que Lecha firmó como Louis G. Milk, es posiblemente una de sus mejores novelas de ciencia-ficción para la barcelonesa Editorial Toray.

Bella, esposa de Tony de Valera, parece tenerlo todo: belleza, dinero, posición social. Pero un temor secreto atormenta a la mujer: el miedo a envejecer. Por eso responde a cierto anuncio aparecido en una revista, en el que se ofrece una vida dilatadísima, sin enfermedad ni envejecimiento. El tratamiento del profesor Skawikof promete todo eso y más, y aunque Tony concluye que el tal profesor no es más que algo así como un charlatán de feria, Bella acaba por decidirse a someterse al tratamiento del mismo, que tiene un coste de nada menos que un millón de dólares. Como sabe que su esposo no está por la labor, Bella actúa a sus espaldas, dejándole a Tony una carta donde le explica que, a fin de llevar a cabo una especie de cura espiritual, ha decidido recluirse durante unos meses en un lugar que define como un monasterio laico. En otra parte de la ciudad, un hombre joven pero gravemente enfermo, Lyck Francis, toma idéntica decisión, dejando no poco preocupada a su bella esposa.

Poco después, Tony de Valera conoce casualmente a Fay Francis, la mujer de Lyck, y descubre que se encuentra en su misma situación. Tras entablar amistad con ella, Tony le confiesa sus aprensiones, que son compartidas por la muchacha. Ambos están muy preocupados por la actitud de sus respectivos cónyuges, que se les antoja casi incomprensible. Las cosas se complican con el regreso al hogar de Bella y Lyck, que parecen los mismos de antes, pero que empiezan a observar un comportamiento extraño. Los dos muestran un rechazo total hacia el contacto físico y una repentina y desmedida afición a la lectura de las más variadísimas obras. Este detalle es especialmente significativo en Bella, que sin ser tonta, jamás había sentido interés alguno por la palabra impresa. Tony y Fay comparten sus dudas y temores, sospechando que algo siniestro se oculta tras el misterioso tratamiento al que se han sometido sus respectivas parejas. Fay y Tony deciden investigar el asunto, y lo que descubren hiela la sangre en sus venas.

En EL CLUB DE LOS SUPERSERES no hay acción física, y, sin embargo, la obra se revela como una de las más logradas que escribió el autor riojano afincado en Barcelona. La intriga y el misterio que destila el argumento enganchan al lector desde la primera página, haciendo casi imposible el abandono de su lectura hasta el sorprendente desenlace. Es, en definitiva, un título muy recomendable dentro de la producción literaria de Luis García Lecha, un nombre de oro en la novelística española de aventuras. Que lo disfrutéis.

© Antonio Quintana Carrandi, (571 palabras) Créditos