Torpedo paquete

1.- Torpedo autómata que a diferencia de sus homólogos no dispone de carga explosiva. En su lugar, el torpedo paquete transporta cinco proyectiles de 5 metros de longitud, hasta la zona de combate.

Una vez cerca de los torpedos enemigos, el torpedo paquete se abre y suelta su carga de proyectiles de alta velocidad. Cada uno de estos pequeños proyectiles es suficiente para destruir un torpedo autómata normal, y aumenta las posibilidades de supervivencia frente a un enemigo superior en número, a la vez que permite economizar torpedos autómatas para ser utilizados contra las naves enemigas. El uso de la técnica de miniaturización Valdivia, eliminó este tipo de armas de los arsenales de la Armada.

2.- Torpedo que consiste en una carcasa hueca rellena de unidades reducidas mediante la técnica de miniaturización Valdivia. Al ser disparado, el torpedo estalla, esparciendo a su alrededor su carga útil que rápidamente recupera su tamaño normal y queda lista para el combate. Los primeros torpedos paquete almacenaban en su interior 1.000 torpedos autómatas comprimidos, pero el desarrollo de la técnica de miniaturización, así como la disminución de tamaño de este tipo de proyectiles, aumentó su capacidad de carga hasta las 10.000 unidades por Paquete.

El uso de los Torpedos Paquete, supuso una revolución en los combates siderales, así como un dramático aumento de la capacidad ofensiva de las naves de guerra. El numero de Torpedos Autómatas utilizados en una batalla paso de ser de millones a miles de millones de unidades.

Después de la aparición de la luz sólida, y tras el desarrollo y utilización masiva de cazas equipados con este tipo de armas, se diseñaron torpedos paquete capaces de contener hasta 1.000 cazas Delta miniaturizados. Ambos tipos de Paquetes, conteniendo Torpedos y Cazas, constituyen el principal armamento ofensivo de las unidades de la Armada, pero existen también Paquetes utilizados en desembarcos y operaciones especiales que contienen equipo variado, tal como tarántulas, esferas blindadas y todo tipo de suministros.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte, (328 palabras) , 2000 Créditos