Tarántula robot

Unidad básica de la Infantería Autómata Valerana. Su cuerpo principal es ovalado, de 6 metros de largo por 3 de ancho. Dispone de 3 pares de patas articuladas, que totalmente extendidas, aumentan su anchura a un total de 10 metros. En posición de reposo, las patas re repliegan contra el cuerpo. Esta construida de dedona con un blindaje de 30 cm de espesor y fuertemente armada.

El diseño original de la Tarántula, esta armado con tres cañones atómicos de calibre medio, en montajes articulados bajo la parte frontal, lo que permite moverlos sin necesidad de mover toda la maquina. Diseños posteriores limitaron el armamento a dos cañones. Después del descubrimiento de la luz sólida, se complemento su armamento con ocho proyectores, distribuidos en dos filas de cuatro, en la parte frontal.

Tanto la parte interior de las patas como el vientre, están recubiertos de prominencias metálicas en forma de diente de sierra, para mejorar su agarre al terreno, aunque en caso de ser necesario, la tarántula puede anclarse mediante el peso de su casco de dedona.

Los programas de combate integrados en la Tarántula, junto con los sistemas de tiro automáticos, la permiten operar de modo totalmente autónomo, aunque disponen de una pequeña cabina, en la cual pueden acomodarse dos pilotos, en caso de ser necesario.

También están equipadas con pequeños motores de Luz Sólida en la parte posterior, de forma que pueden desplazarse por el aire, aunque a una velocidad máxima de 100 kilómetros hora. Sobre el suelo pueden alcanzar los 80 kilómetros por hora.

Como fuente de energía las Tarántulas utilizan receptores de ondas energéticas, aunque existe una versión equipada con sistemas de energía autónomos, utilizada principalmente para misiones de exploración y vigilancia, en zonas de difícil acceso.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(291 palabras) , 2000 Créditos