Rayos Z

El arma más importante empleada en las últimas guerras aéreas y primeros conflictos espaciales.

El rayo Z es una modificación del Láser, pero actúa de forma mas enérgica. Cualquier metal, alcanzado por un rayo Z es sometido a un bombardeo muy intenso de electrones. Esta vibración acaba rompiendo la cohesión atómica, ocasionando una dispersión de todos los átomos del metal en mitad de una explosión azulada. El proceso dura apenas unos milisegundos y en la practica actúa como un desintegrador.

El rayo Z atraviesa el cristal, y ocasiona graves quemaduras a corta distancia, aunque no suele emplearse directamente contra seres vivos. En este caso, la mayor parte de las heridas se producen por las quemaduras y la explosión que produce el metal al desintegrarse, mas que por la acción directa del propio rayo.

El alcance de estas primitivas armas variaba entre 200 y 800 Km., aunque los últimos desarrollos aumentaron su efectividad hasta casi los 50.000 Km.

La utilización de los rayos Z decayó enormemente con la proliferación de la dedona y la diamantina, que son totalmente invulnerables a sus efectos. A pesar de ello, las unidades de combate continúan montando este tipo de armamento como equipamiento estándar.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte, (199 palabras) , 1999 Créditos