Rascasuelos

Edificio similar a un rascacielos, pero con la particularidad de crecer en dirección al subsuelo en lugar de hacia el cielo.

Las entradas de los rascasuelos son cúpulas hemisféricas situadas en el exterior, protegidas por gruesos caparazones de hormigón y acero, o modernamente de dedona. Dentro de estas cúpulas están los ascensores que atraviesan el rascasuelos de arriba abajo, y que son su medio de comunicación con el exterior.

Cada uno de los rascasuelos que forman una ciudad, tiene centenares de pisos y es en sí un refugio completo. Disponen de oxigeno, energía y alimentos suficientes para subsistir durante varios años, y se comunican por medio de túneles con otros rascasuelos.

A pesar de carecer de ventanas, la vida en los rascasuelos es muy similar a la del exterior. La iluminación es a base de lámparas que irradian luz natural, y tiene las mismas propiedades que la luz solar directa. El sistema de aire acondicionado mantiene la humedad y la temperatura a un nivel adecuado.

A diferencia de lo que ocurre con los rascacielos, prácticamente no hay límite para el tamaño de un rascasuelos. Algunos de los más grandes, llegan a medir hasta 1.000 metros de profundidad.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(198 palabras) , 1999 Créditos