Ictionave tapo

Las Ictionaves fueron la respuesta de los ingenieros tapo a la necesidad de contar con un medio de transporte, comunicación y defensa, durante la época de la ocupación thorbod de Atolón.

El teatro de operaciones de estas naves son las profundidades del océano, donde pueden sumergirse hasta cotas superiores a los tres mil metros. En caso de necesidad son capaces de salir al espacio impulsadas por un motor de luz sólida. Su forma es muy parecida a la de los antiguos submarinos que surcaban los mares de la Tierra y su eslora es de 150 metros.

El armamento de las ictionaves consiste en proyectores de luz sólida, rayos Z y torpedos autómatas. Además lleva una pequeña dotación de cazas Delta miniaturizados, que se liberan de uno en uno, y se utilizan como aparatos aéreos de observación. Para comunicarse con el exterior sin necesidad de salir a la superficie, disponen de boyas de radio y radar, unidas por cable a la nave, y que pueden soltarse desde profundidades de hasta tres mil metros.

Aunque en teoría un grupo de ictionaves puede enfrentarse a un crucero Thorbod, adolecen de un problema fundamental. El elevado costo de la integración de la dedona, obligó a los ingenieros a dotar a estas naves de un casco de 1 metro de espesor de acero de alta calidad, de fabricación integral y muy resistente, pero enormemente vulnerable a los rayos Z

Lo más destacado y especializado de estas naves es su planta de energía. Para su funcionamiento, las ictionaves dependen de baterías eléctricas y de turbinas que queman hidrógeno y oxígeno, que se obtiene por electrólisis del agua del mar. Las turbinas suministran la energía necesaria para el proceso y además mueven un grupo de cuatro hélices que proporcionan a la nave una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora en inmersión. Se dispone también de tanques de reserva para el hidrógeno, así como de un reactor nuclear estándar, pero ya que este tipo de generador es fácilmente detectable por su emisión de neutrinos, sólo se emplea en casos de emergencia, y para recargar las baterías cuando no hay enemigos a la vista.

Puesto que por su construcción son muy vulnerables frente a las armas Thorbod, las ictionaves permanecen la mayor parte del tiempo inmóviles en el fondo del océano. Su mayor utilidad consiste en mantener las líneas de comunicaciones y recibir los datos de las karendón traslator en caso de evacuación de las poblaciones atacadas por el enemigo.

Una gran parte de estas naves fueron destruidas durante la última gran ofensiva Thorbod, poco antes de la llegada de Valera.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte, (433 palabras) , 2000 Créditos