Fusil de luz sólida

Arma reglamentaria de la mayoría de las unidades de la Armada y el Ejército. En algunas ocasiones, también la Policía y las Fuerzas de Seguridad recurren a su uso.

Este tipo de fusil es relativamente grande y pesado, y permite un gran control sobre el rayo emitido. Mediante la modificación del foco y la potencia del rayo, este arma puede graduarse al menos en tres posiciones básicas, lo que aumenta enormemente su versatilidad:

Perforación: Emite un rayo entre 1 y 3 centímetros de diámetro según el calibre, que puede perforar incluso planchas de dedona de varios centímetros de espesor.

Ariete: Emite un rayo con la fuerza de una viga de acero de 50x50 cm de cabeza lanzada a 3.000 kilómetros por hora. Se utiliza para echar abajo puertas y muros.

Manguera: En esta posición, el fusil emite un huracán fotónico capaz de arrastrar cualquier cosa que no este sujeta. Es el equivalente a una manguera de agua a presión.

Normalmente este tipo de armas se alimentan de la energía suministrada por el back, pero pueden funcionar mediante células de energía recargables.

El fusil de luz sólida es una de las armas más peligrosas que existen. En un entorno de combate callejero o de guerrilla, un disparo puede atravesar al enemigo y alcanzar a un compañero propio situado tras él, por lo que se debe cuidar con extremo su utilización.

En la actualidad no existe ningún tipo de armadura personal capaz de parar o absorber un disparo de estas armas.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(251 palabras) , 2000 Créditos