Dedona

La primera noticia de la existencia de este maravilloso metal, la tuvieron los terrestres en el planeta Ragol, y es el material empleado por los saissai para construir el Rayo y sus naves de combate.

Su densidad varia entre 20.000, 40.000 y 50.000 veces la del agua, dependiendo de su pureza y concentración, aunque la mas difundida es la dedona 40.000. La temperatura de fusión de este metal es la mas alta de todos los materiales conocidos, llegando a soportar mas de 5.000 grados sin fundirse. Estas características convierten a la dedona en la coraza perfecta para resistir desde impactos directos de armas nucleares a rayos Z, que desintegran cualquier otro metal.

No obstante su eficacia como escudo, la característica mas espectacular y apreciada de la dedona, es que bajo una inducción eléctrica, pierde su peso. A mayor inducción, mayor es la perdida de peso hasta llegar a anularse completamente. Si se sigue aumentando la inducción, el peso se hace negativo, con lo que repele a cualquier otra masa. Durante años, no se supo con precisión la forma en que operaba la fuerza de repulsión de la dedona, aunque las ultimas investigaciones parecen indicar que en realidad es un emisor natural de ondas antigravitacionales.

Esta fantástica cualidad, permite que un vehículo construido con dedona no necesite motores para despegar. Con aplicar la inducción adecuada, se elevara, permanecerá inmóvil en el aire o se alejara de cualquier planeta o campo de gravedad.

No existen limites para el tamaño de un objeto hecho con dedona, cuanto mas grande sea, mayor es la fuerza de repulsión que ejerce sobre cualquier otra masa. El problema añadido, es que un vehículo construido con dedona, nunca puede dejar su casco sin inducción, se aplastaría bajo su propio peso en un campo de gravedad de tipo terrestre. Si es de pequeño tamaño, no se aplasta, pero se hunde profundamente en el suelo.

El comportamiento gravitacional de grandes masas de dedona no es el mismo que el de cualquier otro material. A partir de una determinada masa se produce un efecto de disminución efectiva del campo gravitatorio. El único ejemplo conocido de esto es el autoplaneta Valera. Aunque su masa total es mucho mayor que la de la Tierra, a efectos gravitacionales y de masa es prácticamente igual.

De igual modo la dedona se autoinduce, y pierde casi todo su peso cuando es sometida a la técnica de miniaturización Valdivia.

Otra aplicación, descubierta durante la construcción de Valera, es la utilización de la dedona como fuente de energía para reactores nucleares, su rendimiento es superior al de cualquier otra materia conocida.

Es además el material mas resistente frente a los disparos de luz sólida y sólo puede ser totalmente desintegrado utilizando antimateria. Por todas estas características, las partes metálicas de los vehículos y material, tanto de la Flota como del Ejercito, se construyen enteramente de dedona.

Las insólitas propiedades de este material, han hecho pensar a distintos grupos de investigación que la dedona pudiera tener un origen artificial, dado que es posible fabricarla utilizando técnicas de transmutación atómica, aunque a un costo energético muy elevado. Sin embargo, debido a la relativamente gran cantidad de dedona que existe en el Universo es más probable que fuera creada en circunstancias muy especificas durante el Big Bang. Hasta la fecha, su origen aun permanece sin aclararse.