Crucero clase Keltass

Esta nave constituyó la espina dorsal de la Armada Imperial Nahumita, y ha permanecido en servicio, con distintas actualizaciones, durante varios miles de años.

Construida con dedona y de forma vagamente similar a la de un submarino, tiene una longitud de 260 metros, y está fuertemente armada con torpedos autómatas y proyectores de rayos Z. El número de tubos lanzatorpedos se sitúa entre 12 y 18, según el modelo, y tradicionalmente suele ir pintada de colores oscuros, muy a menudo de negro, con el emblema imperial grabado en sus costados. Su dotación habitual es de 45 tripulantes.

Aunque netamente superior a sus equivalentes thorbod de la época, esta nave resultó ser inferior frente a las naves Redentoras, tanto en tecnología como en potencia de fuego. Podía enfrentarse con éxito a destructores y cruceros, pero los grandes acorazados utilizados por la Armada de Valera resultaron ser un bocado demasiado grande para este tipo de crucero.

Tras la llegada de Valera al sistema de Nahum, y su captura por parte de la Armada Imperial, los nahumitas se apoderaron de la mayor parte de las unidades valeranas, y a continuación, sustituyeron los KelTass por sus propias versiones de las naves capturadas.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(198 palabras) , 2000 Créditos