Autoplaneta clase Manag

Autoplanetas de gran tamaño construidos por los nahumitas y utilizados como base de la Fuerza Expedicionaria que atacó el Sistema Solar tras la derrota de los thorbod por parte de los redentores

Cada una de estas impresionantes naves esta compuesta realmente por tres unidades independientes, un gigantesco disco volante de 25 kilómetros de diámetro y 5 de grosor y dos semiesferas de 15 kilómetros de diámetro que se ensamblan en las caras superior e inferior del disco volante, dando al conjunto un aspecto asimilar al del planeta Saturno.

Durante el vuelo por el espacio interestelar, y para defenderse, las tres unidades se mantienen unidas formando un bloque compacto. Cuando llega el momento de atacar se separan, y el disco volante constituye el transporte desde donde se lanzan las unidades del Ejercito. Además de estas fuerzas, la dotación de combate del disco volante es de 25.000 cruceros clase KelTass

Las dos semiesferas contienen una ciudad cada una, con capacidad para medio millón de tripulantes, además de servir como transporte para una amplia gama de suministros.

Tanto el disco volante como las dos semiesferas están así mismo armadas con multitud de baterías lanza torpedos, y rayos Z lo que las convierte en una potente fuerza de cobertura para los cruceros de combate.

La Flota Expedicionaria nahumita que atacó el Sistema Solar estaba compuesta por 40 autoplanetas de esta clase, con un total de un millón de cruceros clase KelTass.

Aunque causaron graves daños a la Tierra, Venus y Marte, al ser bombardeados estos planetas con bombas de hidrógeno, todas estas naves fueron destruidas por Valera mientras intentaban escapar del Sistema Solar.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte, (271 palabras) , 2000 Créditos