Acorazado clase Cetáceo

El diseño de estas naves, de color gris, 500 metros de eslora y 60 de altura, data de la época de la construcción de Valera, y adoptan la forma de una ballena de los océanos de la Tierra. Son las naves de línea más grandes construidas completamente de dedona. Con un casco de un metro de espesor, gran potencia de fuego y una enorme capacidad de carga, los acorazados constituyen las unidades más poderosas de la Armada valerana y las naves más potentes de su época.

Su armamento consiste en proyectores de rayos Z (alrededor de 24 unidades), torpedos autómatas, ametralladoras y cañones atómicos (6 unidades). Su dotación de tubos lanzatorpedos, repartidos entre la proa y la popa, varía entre 16 y 50 tubos, dependiendo de la época de fabricación y de la serie. La tripulación está formada por 50 oficiales y técnicos.

La nave está también equipada con tres aerobotes utilizados como naves de salvamento y transporte de personal.

Un reactor nuclear, que consume dedona, constituye la fuente de energía de esta nave. Esto la permite operar durante largos periodos de tiempo si es necesario, puesto que puede alimentarse el reactor con la propia dedona del casco. Los motores consisten en un grupo de impulsores atómicos situados en la popa, y son capaces de proporcionar aceleraciones del orden de varios ges.

Estas naves, en distintas variantes, se mantuvieron en servicio durante miles de años hasta que las nuevas especificaciones de la Armada sobre unificación de diseños, las eliminaron completamente.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(251 palabras) , 2001 Créditos