Ankoranos

Uno de los episodios más importantes de la segunda parte de La Saga de los Aznar es sin duda el que transcurre en el planeta Uhlán, del cual son los ankoranos la nación dominante. Físicamente los ankoranos son similares a los humanos, pero presentan una notable diferencia con ellos: Son ovíparos, y por lo tanto sus mujeres carecen de senos, lo que le permite a Enguídanos jugar con cierto morbo sexual aunque, como era habitual en él, de forma moderada y sin desmadrarse en ningún momento, al contrario de lo que hicieron muchos colegas suyos en una época (los años inmediatamente posteriores a la muerte de Franco) en la que se hizo famoso el destape.

La primera vez que aparecen los ankoranos en la Saga es en la novela AL OTRO LADO DEL UNIVERSO, y lo hacen de forma bien dramática: Durante el viaje de Valera los valeranos habían sido desmaterializados en las máquinas karendón, pero un fallo en su mecanismo había impedido que éstos fueran resucitados de nuevo al término de su viaje. Los ankoranos, sorprendidos por la súbita irrupción del planetillo en su sistema solar, lo habían ocupado saqueándolo y apropiándose de las cintas de oro en las que estaban almacenados varios millones de valeranos.

Por suerte para los protagonistas Edward Roerich, el alemán del siglo XX procedente del viaje de los Aznar al pasado no había sido desmaterializado, sino simplemente hibernado por miedo a que perdiera su alma al no pertenecer al presente. Despertado Roerichde su largo letargo consigue materializar al resto de los protagonistas (los hermanos Aznar), los cuales en un golpe de mano se apoderan de Valera huyendo a las profundidades del cosmos en unos episodios que recuerdan vivamente a la antigua lucha de los valeranos con los nahumitas

EL PLANETILLO FURIOSO constituye la continuación de la aventura. Los ankoranos dominan despóticamente sobre el resto de los pueblos de Uhlán y además cuentan con los rehenes valeranos, lo cual impide la huida de Valera. Tras las luchas de rigor, en las que los valeranos cuentan con el auxilio de las razas sometidas, el régimen tiránico de Ankor es finalmente derrotado en esta novela y en la siguiente, EL EJÉRCITO FANTASMA, recuperando Valera a sus ciudadanos e implantando en Ankor un gobierno democrático capaz de vivir en paz con sus vecinos, garantizándose la transformación gracias a una técnica ankorana, el aprendizaje por inducción directa al cerebro que permite sustituir la antigua agresividad de los ankoranos (provocada por sus líderes) por un pacifismo mucho más acorde con los nuevos tiempos. Si sirve de referencia, es preciso recordar que esta última novela apareció publicada tan sólo tres meses después del fallecimiento del general Franco.

© José Carlos Canalda,
(446 palabras) , 1999 Créditos