Venus

También aquí bebió Enguídanos de las fuentes norteamericanas de la época, mostrándonos casi en la totalidad de las ocasiones un planeta de vegetación exuberante poblado ¡cómo no! por hermosos dinosaurios. Tópico, sí, pero un tópico muy extendido incluso en la obra de autores consagrados tales como Asimov, Heinlein y otros pesos pesados de la época. Veremos también Venusianos humanos en todos los casos, a excepción de los thorbods de La Saga de los Aznar, aunque aquí también encontramos hombres azules (pero hombres al fin y al cabo) conocidos con el nombre de saissais. EMBAJADOR EN VENUS y la trilogía de Heredó un Mundo combinan también el Venus tropical con los habitantes humanos, mientras en VENUS LLAMA A LA TIERRA faltan los Venusianos aunque no los bichitos.

Una variante, la única a este modelo, la encontramos en la trilogía de Finán, al describir Enguídanos un planeta Venus inundado por los mares y sin selvas, provisto de una atmósfera no letal aunque sí irrespirable para los humanos. Algo es algo, aunque la realidad se haya mostrado muy distinta.

© José Carlos Canalda,
(176 palabras) , 1998 Créditos