Redencion y Solima

Cuando a bordo del autoplaneta Rayo Miguel Ángel Aznar y los fugitivos de la derrota de la Tierra frente a las hordas thorbods llegan al final de un largo viaje a través del cosmos, se encuentran en un sistema planetario formado por dos astros de volumen inmenso (Redención y Solima) y un tercero (Valera) de tamaño similar al de La Luna. Todos ellos tienen una característica en común: Están huecos, aunque al contrario de lo que sucede con Valera los dos primeros están formados por rocas corrientes en lugar de por dedona.

Redención es habitable y comienza a ser colonizado, mientras Solima está cubierto por un inmenso mar. Sin embargo, ambos astros guardan sorpresas en su interior: En Redención habitan los crueles hombres de silicio, que traen en jaque a los emigrantes terrestres (La lucha entre los emigrantes terrestres y los hombres de silicio se desarrolla en las novelas LA CONQUISTA DE UN IMPERIO, EL REINO DE LAS TINIEBLAS y DOS MUNDOS FRENTE A FRENTE. En REDENCION NO CONTESTA y DIVISION X se relata la nueva lucha entre los hombres de silicio, que se han vuelto a adueñar del planeta, y los Valeranos, guerra que se salda con la aniquilación definitiva de estos enemigos de la humanidad.) e incluso destruyen la cultura asentada en Redención antes de ser definitivamente aniquilados. En el interior de Solima, descrito en MANDO SINIESTRO, existe a su vez una raza humana, aunque primitiva. Cuando en LUCHA A MUERTE, última novela de la edición original de La Saga de los Aznar, Enguídanos ambienta la acción en Redención, ambas partes del planeta (la externa y la interna) se presentan habitadas por los redentores, suponiéndose que ocurre lo mismo en Solima.

© José Carlos Canalda,
(283 palabras) , 1998 Créditos