Woona

Intrépida amazona nativa de Redención, capturada por Fidel Aznar Contreras en el curso de una de las exploraciones realizadas por los exiliados terrestres a su llegada al planeta. Pese a su hostilidad inicial, rápidamente trabó amistad con el joven, resultando su concurso extremadamente útil para la confraternización de los dos pueblos, unidos contra el enemigo común de los hombres de silicio (LA CONQUISTA DE UN IMPERIO). Enamorada de Fidel Aznar, abandonó a su pueblo para establecerse en la incipiente colonia terrestre. Acompañó al líder del Rayo en su viaje a Umbita, capital del reino de Saar, donde descubrieron con horror el monstruoso culto al dios Tomok, creado por los hombres de silicio con el fin de obtener seres humanos para su consumo como ganado. Tras la destrucción del falso ídolo y los frustrados intentos de convencer a los nativos para que se rebelaran contra su destino, tomó parte en la expedición que penetró en el tenebroso interior del planeta Redención, saldada con una exitosa razzia contra los crueles hombres de silicio (EL REINO DE LAS TINIEBLAS).

Casada con Fidel Aznar, tan sólo pudo disfrutar en paz de su matrimonio un año escaso, ya que el estallido de la guerra entre la humanidad y los hombres de silicio obligó a su marido a ponerse al frente de la lucha. Una vez terminada victoriosamente la guerra, fue el origen de una larga y gloriosa estirpe que daría varias generaciones de gobernantes a la humanidad (DOS MUNDOS FRENTE A FRENTE).

En la segunda edición de la Saga desaparecen todas las referencias a ella correspondientes a la desaparecida novela DOS MUNDOS FRENTE A FRENTE.

© José Carlos Canalda,
(271 palabras) Créditos