Edgar Ley

Delineante de la fábrica de aviones Tierney Air Company que desempeñó un importante papel en la construcción del revolucionario avión Lanza, la primera nave interplanetaria de la humanidad, en la que se embarcó para el viaje a Venus junto con su patrón, Miguel Ángel Aznar de Soto y el resto de sus compañeros de aventuras (LA CIUDAD CONGELADA). En Ragol, el planeta errante en el que naufragaron durante el viaje de vuelta a la Tierra, al producirse la escisión en el grupo de náufragos se negó a abandonar a Harry Tierney obligando a su hijo Bill a quedarse con él, siendo hechos prisioneros por los robots que habitaban en el planeta. Rescatados poco después por Miguel Ángel Aznar de Soto, la muerte de su hijo le sumió en una profunda depresión, aunque finalmente logró sobreponerse colaborando en la audaz ofensiva que puso a Ragol en manos de los terrestres (CEREBROS ELECTRÓNICOS).

Cinco años más tarde retornó a la Tierra, junto con sus compatriotas y un pequeño grupo de saissais habitantes de Ragol, en el autoplaneta Rayo, descubriendo con estupor que, a causa de los efectos relativistas, en nuestro planeta habían transcurrido seis siglos y medio, encontrándose al borde de una guerra nuclear entre las potencias occidentales y un hostil Imperio Asiático. Desatado el conflicto bélico, cooperó decisivamente, al igual que el resto de sus compañeros, en la derrota del peligroso enemigo, tras lo cual no se tienen más noticias de su vida (LA HORDA AMARILLA).

Aunque en la segunda edición de La Saga de los Aznar su papel es similar al de la primitiva versión, las modificaciones introducidas por Pascual Enguídanos en el argumento hacen que, al igual que ocurre con otros protagonistas, su protagonismo quede sensiblemente disminuido, convirtiéndose en un personaje más secundario. Viajó a Venus en el Lanza (EL PLANETA MISTERIOSO) y, en el viaje de vuelta, naufragó con él en Ragol perdiendo a su hijo tras un ataque de los robots que dominaban el planeta (CEREBROS ELECTRÓNICOS). Participó asimismo, junto con sus compañeros del Rayo, en la guerra contra el Imperio Asiático, desapareciendo de la narración tras esta novela (LA HORDA AMARILLA).

© José Carlos Canalda, Carles Quintana i Fernàndez,
(355 palabras) Créditos