Adolfo Ferrer

Joven ingeniero terrestre, amigo de Miguel Ángel Aznar Aznar y de su hijo Miguel Ángel Aznar Schmidt. Tras la inesperada irrupción de los sadritas en el Sistema Solar, fue él quien diseñó las armaduras camufladas, a imitación de las utilizadas por los hombres de titanio, que utilizaron Miguel Ángel Aznar Schmidt y sus compañeros de comando durante la misión en la que consiguieron arrebatar, en la superficie de Urano, una pistola de luz sólida a sus enemigos con objeto de poder investigarla y reproducirla (¡LUZ SÓLIDA!).

Adolfo Ferrer fue también quien descubrió meses más tarde la manera de construir proyectores de luz sólida, basándose en la pistola traída de Urano por Miguel Ángel Aznar y sus compañeros. Poco después, al decidir el gobierno terrestre el envío de un grupo de comandos a Oberón con objeto de capturar algunos sadritas vivos y poder comprobar así la teoría del profesor Federico Castillo y de su hija Polonia, acerca de que éstos eran en realidad los pequeños pulpos que habían estudiado, se ofreció para adiestrar a éstos en la base terrestre de Ganímedes y, posteriormente, a acompañarlos en su azarosa misión movido por su amor hacia Polonia Castillo.

Tras conseguir su objetivo comprobando que, efectivamente, la teoría de los Castillo, padre e hija, era la correcta, él y Polonia Castillo se separaron de Miguel Ángel Aznar y de parte del comando, dado que éste decidió intentar rescatar al ex-Almirante Mayor Miguel Ángel Aznar Aznar y a los demás miembros de la delegación diplomática terrestre que había sido utilizada como tapadera para la misión del comando, los cuales habían sido hechos prisioneros por los sadritas y corrían el riesgo de ser asesinados por éstos.

Lamentablemente tanto él como Polonia Castillo y los soldados que les acompañaban fallecieron al ser derribada su nave por los sadritas cuando intentaban huir de Oberón junto con sus prisioneros (HOMBRES DE TITANIO).

© José Carlos Canalda,
(314 palabras) Créditos