José Luis Balmer

Cadete de la Armada valerana, amigo íntimo de su compañero Miguel Ángel Aznar Aznar. Tras la llegada de Valera a Nahum y la consiguiente caída del autoplaneta en manos de los nahumitas, al quedar éste inerme tras ser privado de la electricidad que necesitaba para su funcionamiento por el enigmático Rayo Azul de los nahumitas, huyó con su amigo y con la hermana de éste, Estrella, a las montañas del interior de Valera con la intención de hostigar a los invasores con una guerra de guerrillas y, en su caso, destruir o inutilizar el autoplaneta. Incorporados a una compañía de tropas especiales mandada por su prima Ángel a Balmer, lograron dar un audaz golpe de mano que les permitió recuperar la sala de control del autoplaneta, arrebatándoselo a los sorprendidos nahumitas (INVASIÓN NAHUMITA). Por desgracia su triunfo resultó efímero, ya que hostigados por los nahumitas que cercaban la sala se vieron obligados a huir por un corredor secreto que les condujo hasta un crucero sideral gracias al cual pudieron huir de Valera. Tras apoderarse de una flota de ocho mil navíos que, repleta de cautivos valeranos, era conducida por control remoto a los planetas nahumitas, se dirigieron a un planeta cubierto por las aguas en el que intentaron buscar refugio.

El impacto de un Rayo Azul lanzado por los ibajay que habitaban en ese planeta provocó el naufragio del crucero, siendo todos ellos capturados al ser confundidos con los nahumitas. Cuando Hida, la reina de los ibajay, obligó a su amigo Miguel Ángel Aznar a casarse con ella decidió marchar de la ciudad ibajay acompañando a su prima Ángel a Balmer, pero la taimada reina incumplió su promesa de ponerlos en libertad provocando la muerte de Ángel a y estando a punto de hacer lo mismo con Miguel Ángel y él. Finalmente fue rescatado, junto con Miguel Ángel y su hermana Estrella, por los oceánides cuando éstos atacaron la ciudad concha de los ibajay en busca de la princesa Ondina, capturada poco antes por sus enemigos seculares (MARES TENEBROSOS).

José Luis Balmer, convertido en cuñado de Miguel Ángel Aznar tras su matrimonio con su hermana Estrella, con la que tuvo una hija bautizada con el nombre de Mercedes, apoyó decisivamente a éste durante la campaña que permitió reconquistar Valera (CONTRA EL IMPERIO DE NAHUM) y en la guerra que concluyó con la derrota definitiva de los nahumitas y la liberación de los prisioneros valeranos (LA GUERRA VERDE), aunque posteriormente se enemistó con éste durante la revolución que, alentada por los Balmer, acabó con la hegemonía de los Aznar en Valera, los cuales fueron desterrados junto con sus simpatizantes en los distintos planeta del antiguo sistema thorbod. No obstante, al intentar evitar que su esposa retuviera a la hija de ambos, desembarcó con éstos en el planeta Exilo, compartiendo la suerte de los mismos (MOTÍN EN VALERA).

Debido a la hostilidad con la que los desterrados le trataban aprovechando la ausencia de Miguel Ángel Aznar, que había partido de la colonia en busca de yacimientos minerales, hubo de huir de la colonia junto con su esposa Estrella, su nieta Mercedes y su suegra, lo que les salvó de la muerte cuando poco después los thorbods que permanecían ocultos en una base secreta de Exilo bombardearon la colonia aniquilando a la inmensa mayoría de sus habitantes. Rescatados por Miguel Ángel Aznar y reagrupados con el resto de los supervivientes, emprendieron una larga marcha hasta una de las aldeas del reino de la reina Amatifu, donde encontraron refugio a salvo de los hombres grises y procedieron a fabricar armas para intentar asaltar la base de sus enemigos. Acompañó a su cuñado en la marcha hacia la base y el posterior asalto de la misma, donde tuvo una significada intervención, logrando huir de Exilo a bordo de una nave thorbod (EL ENIGMA DE LOS HOMBRES PLANTA). A su llegada a Nahum colaboró activamente en la lucha contra los thorbods y el renacido imperio de Nahum, ahora encabezado por Ambar, la esposa de su cuñado Miguel Ángel. Tras la huida de los hombres grises colaboró activamente en el derrocamiento del imperio nahumita, saldado con la destrucción de la atmósfera del planera Noreh y la muerte de todos sus habitantes (EL AZOTE DE LA HUMANIDAD).

Al retornar a La Tierra cuarenta años después, acompañando a su cuñado y al resto de su familia, y descubrirse que los Balmer habían instaurado un régimen tiránico en el Sistema Solar, abandonó a su cuñado prefiriendo refugiarse en Valera junto con su esposa, su hija y su suegra, por lo que no participó en la guerra entre Miguel Ángel Aznar y el imperio Balmer saldada con la derrota de este último, pese a lo cual, arrepentido, se reconcilió con éste tras su victoriosa campaña (EL COLOSO EN REBELDÍA). Apoyó lealmente a su cuñado tras el golpe de estado que éste diera para hacerse con el control de la Tierra y los demás planetas habitados del Sistema Solar, manteniendo un destacado protagonismo durante la guerra que se libró contra los invasores thorbod (LA BESTIA CAPITULA).

Tras la trasmutación del Sol provocada por los sadritas, que obligó a la humanidad a evacuar el Sistema Solar, acompañó a la familia Aznar, primero a Los planetas Thorbod y posteriormente al encuentro con el autoplaneta Valera, que se encontraba en el sistema nahumita luchando contra el renacido Imperio Milenario, aunque dada su edad no intervino de forma significada en los acontecimientos bélicos que se saldaron con la derrota de los nahumitas, fue nombrado por Irene Polaris, entonces Almirante Mayor, miembro del Alto Estado Mayor valerano (EL IMPERIO MILENARIO). Se desconocen los detalles posteriores de su vida.

© José Carlos Canalda,
(941 palabras) Créditos