Fidel Aznar Contreras

Hijo de Miguel Ángel Aznar de Soto y Dolores Contreras. Nacido en el autoplaneta Rayo tras la huida en éste de varios miles de terrestres a raíz de la derrota de los humanos frente a los thorbods (LA ABOMINABLE BESTIA GRIS), contaba con veintidós años (cuarenta y dos en la segunda edición) a la llegada de los exiliados a Redención, entonces un planeta virgen habitado por una humanidad en los albores de la cultura. Debido a la avanzada edad de su padre, fue el responsable principal del desembarco y las primeras operaciones de exploración del planeta, mostrando unas innatas dotes de mando. En el transcurso de una de estas exploraciones capturó a la amazona Woona, futura esposa suya y persona clave para lograr la fusión de las dos razas. Puso asimismo los cimientos de la colonia terrestre, trabó alianzas con los nativos y luchó contra los peligrosos seres de silicio que, procedentes del interior hueco del planeta, plagaban las selvas vírgenes del mismo.

Tras la muerte de su padre (sólo en la primera edición) se convirtió en el líder de los terrestres, asumiendo la tarea de colonizar el inmenso planeta (LA CONQUISTA DE UN IMPERIO). Siguiendo su plan de alianzas con los redentores viajó a Umbita, capital del reino de Saar, descubriendo horrorizado el monstruoso culto al dios Tomok, creado por los hombres de silicio con el fin de obtener seres humanos para su consumo como ganado. Tras destruir el falso ídolo, intentó convencer vanamente a los nativos para que se rebelaran contra su destino, pero al no conseguirlo se internó junto con sus compañeros en el tenebroso interior del planeta Redención, realizando con éxito una razzia contra los crueles hombres de silicio (EL REINO DE LAS TINIEBLAS).

Un año más tarde, tras haber contraído matrimonio con Woona, hubo de enfrentarse a la amenaza de los hombres de silicio que, surgiendo de las profundidades del planeta, entraron en guerra abierta con los terrestres, utilizaron unas armas capaces de desbaratar las débiles defensas de éstos. Aunque consiguió derrotarlos en dos batallas sucesivas, la primera en el mar con los destructores del Rayo actuando como submarinos, y la segunda en el aire gracias a los nuevos aviones de cristal construidos por el profesor Ferrer, inmunes a los rayos Z, tuvo que luchar heroicamente a la cabeza de sus hombres para impedir la destrucción de la colonia. Finalmente el descubrimiento del planetillo Valera, fuente inagotable de dedona, les abriría las puertas de la definitiva victoria a la par que la posibilidad futura de liberar a la Tierra del yugo de la Bestia Gris (DOS MUNDOS FRENTE A FRENTE).

Tras la derrota definitiva de los hombres de silicio, Fidel Aznar fomentó la fusión de las dos ramas humanas, redentores y terrestres, promoviendo el desarrollo del planeta y su conversión en un próspero estado. Fomentó asimismo la conversión de Valera en la más poderosa maquinaria de guerra del universo, concibiéndolo como el instrumento capaz de arrojar a la Bestia Gris fuera del Sistema Solar. Era un venerable anciano de 175 años de edad (275 en la segunda edición) cuando Valera llegó a la Tierra para liberar a la humanidad gimiente bajo el dominio thorbod, patriarca de una extensísima prole de 46.000 descendientes directos suyos. Se desconocen con precisión las circunstancias de su fallecimiento, aunque cabe suponer que se debiera a causas naturales (SALIDA HACIA LA TIERRA).

En la segunda edición de la Saga­ desaparecen todas las referencias a este personaje correspondientes a la desaparecida novela DOS MUNDOS FRENTE A FRENTE, aunque sí se mantiene el resumen de su vida expuesto en SALIDA HACIA LA TIERRA y se comenta que a la llegada de Valera a Redención, tras la guerra contra los thorbods y los nahumitas, Fidel Aznar continuaba vivo aunque, muy anciano y enfermo, había sido hibernado con objeto de que pudiera fallecer en Redención y ser enterrado allí (REDENCIÓN NO CONTESTA).

© José Carlos Canalda,
(649 palabras) Créditos