Arxis

Saissai nativo de Ragol, uno de los escasos supervivientes de su raza tras la rebelión de los robots ocurrida siglos antes de la llegada de los terrestres a bordo del Lanza. Formó parte, junto con otros 62 compatriotas suyos y los terrestres naufragados en el planeta errante, de la tripulación del Rayo, la nave interplanetaria construida por éstos para retornar a la Tierra. Designado capitán del autoplaneta ocupaba el segundo lugar en la jerarquía del mismo, tan sólo por debajo de Miguel Ángel Aznar de Soto, líder indiscutible de la pequeña comunidad.

Una vez llegados a la Tierra, tras decidirse la intervención de sus camaradas terrestres en la guerra desatada entre los aliados occidentales (los Estados Unidos y la Federación Ibérica) y el Imperio Asiático, decantó el apoyo de los saissais a los primeros. Desempeñó un importante papel en las dos batallas en las que intervino la flotilla del Rayo, ostentando el mando de los destructores como segundo comandante bajo las órdenes directas de Miguel Ángel Aznar de Soto (LA HORDA AMARILLA).

Al finalizar la guerra fue confirmado en su cargo de capitán del Rayo. Durante el viaje de éste a Marte para negociar con los thorbods un tratado de paz, instruyó a un grupo de pilotos terrestres, entre los que se encontraba Berta Anglada, en el manejo de las naves que componían la flotilla del autoplaneta. Una vez llegados a su destino, formó parte de la delegación que participó en Deimos en la conferencia con el Gran Jed Hotep líder de los thorbods, saldada con un fracaso absoluto (POLICÍA SIDERAL).

En la guerra contra los hombres grises coordinó la defensa de Eros, única fuente conocida de dedona, durante los dos ataques thorbod al asteroide, organizando las patrullas que neutralizaron una incursión enemiga. Tras la evacuación de Eros condujo de nuevo el Rayo a la Tierra, transportando a su interior a la guarnición del asteroide mientras el almirante Miguel Ángel Aznar de Soto permanecía en las proximidades de este astro comandando la flotilla auxiliar con objeto de poder realizar incursiones contra las instalaciones y la flota thorbod (LA ABOMINABLE BESTIA GRIS).

Participó en la huida del Sistema Solar, junto con sus compañeros y varios miles de exiliados terrestres, tras la victoria final de los thorbods, falleciendo en el transcurso del viaje de cuarenta y tres años de duración que realizó el Rayo hasta Redención en el transcurso del Primer Exilio Terrestre. Fue sucedido en el mando del autoplaneta por Fidel Aznar Contreras, hijo de Miguel Ángel Aznar de Soto (LA CONQUISTA DE UN IMPERIO).

La biografía de este personaje es similar en la segunda edición de la Saga, suponiéndose en esta ocasión, aunque el autor no lo dice en ningún momento, que sería uno de los saissais de Ragol, supervivientes de la hecatombe de su raza, que se preservaban hibernados desde hacía siglos (CEREBROS ELECTRÓNICOS), trasladados por Enguídanos tanto de lugar (en la versión original su refugio estaba radicado no en el planeta errante, sino en Venus) como de novela, ya que inicialmente estos acontecimientos tenían lugar en la desaparecida LA CIUDAD CONGELADA.

© José Carlos Canalda, Carles Quintana i Fernàndez,
(513 palabras) Créditos