Berta Anglada Alarcon

Comandante de las Fuerzas Aéreas Ibéricas que, durante la guerra contra el Imperio Asiático, permaneció durante más de un año destinada en el asteroide Eros, en compañía del geólogo Pedro Mendizábal, investigando las riquezas minerales del planetillo. A la vuelta a la Tierra, y después de un período de descanso, fue llamada por su superior el general Francisco Cervera, el cual le pidió que, junto con este científico, volviera de nuevo a Eros para colaborar en el montaje de una instalación minera destinada a la explotación del recién descubierto yacimiento de dedona, imprescindible para la construcción de las nuevas astronaves terrestres. Adscrita a la Policía Sideral, recientemente creada por las distintas naciones terrestres y venusianas para preservar la paz en el Sistema Solar, se desplazó al autoplaneta Rayo, donde conoció al almirante Miguel Ángel Aznar de Soto, por quien se sintió inmediatamente atraída, y a quien acompañó en la fracasada entrevista con el Gran Jed Hotep, máximo mandatario de los thorbods.

Trasladados a continuación a Eros para protegerlo de posibles ataques thorbods, colaboró cada vez más estrechamente con el almirante, al cual acompañó cuando finalmente fue necesario evacuar el pequeño asteroide, mientras el Rayo marchaba a la Tierra con un cargamento de dedona y su flota auxiliar, al mando de Miguel Ángel Aznar, se dedicaba a acosar al enemigo con una guerra de guerrillas para impedirle que se hiciera con el dominio del único yacimiento conocido de dedona en todo el Sistema Solar. A la vuelta del Rayo con refuerzos, y aprovechando la euforia del momento, confesó al almirante el amor que sentía por él, petición que no fue correspondida debido a que éste tenía aún muy reciente el fallecimiento de su esposa. A partir de entonces Berta Anglada no vuelve a aparecer en la Saga, desconociéndose los acontecimientos posteriores de su vida (POLICÍA SIDERAL).

© José Carlos Canalda, Carles Quintana i Fernàndez,
(305 palabras) Créditos