2004

Tuvo lugar durante la HispaCon 2004 de Cádiz

Crónicas

Cartel de la AznarCon
Cartel de la AznarCon

Noviembre del 2004... En Cádiz acaba de celebrarse la XXII Hispacón, la Gadir2K4, y dentro de ella la Sexta Edición de la Aznarcón.

Ante todo procede dar las gracias a Alfonso Merelo que se portó estupendamente bien e hizo de anfitrión de todos nosotros, desvelándose por estar en todos los sitios a la vez y compartiendo incluso la cena del viernes, a pesar del trabajo que tenía como miembro organizador de la Gadir2K4.

La Hispacón había dado comienzo por la mañana, con una conferencia inaugural a cargo de Miquel Barceló, pero la Aznarcón propiamente dicha comenzó con la mesa redonda programada, la cual, moderada por Carlos Quintana, tuvo como contertulios a Alfonso Merelo, Pedro García Bilbao, Carlos Saiz Cidoncha y Ángel Torres. Allí se habló de la colección Luchadores del Espacio, de las editoriales y de los autores, acabándose con preguntas del público debidamente contestada por los miembros de la mesa.

Conferencia
Conferencia

Hay que reconocer el mérito tanto de los conferenciantes como de los asistentes, ya que acabábamos de regresar de una opípara comida en un restaurante vasco que había junto al Palacio de Congresos y la verdad es que algunos no estábamos en pleno uso de nuestras facultades mentales.

Y ya que mencionamos el local, decir que el marco de esta Convención ha sido excelente, puesto que el Palacio de Congresos de Cádiz es un espléndido edificio, antigua fábrica de tabacos, que brindó un marco inmejorable al evento. Y quiero aprovechar para agradecer también su labor a toda la Organización de Gadir2K4, incluyendo a las azafatas, que aguantaron estoicamente todos nuestros rollos e incluso creo que llegaron a disfrutar bastante con varios de ellos. Volvamos a la Aznarcón...

Después de un receso en el que aprovechamos para comprar libros (muchos libros), pasamos a otra sala en la que Alfonso Seijas proyectó la película que ha creado sobre las Naves de La Saga. Fueron cuarenta y cinco minutos de puro deleite. Prácticamente y utilizando las naves como excusa, se hizo un resumen de La Saga en su totalidad. Desde la aparición de los hombres grises y sus platillos volantes hasta la colonización de Atolón, los ankoranos y los ghuros. Faltó Negro, pero todo llegará. Posteriormente se abrió un coloquio en el que se habló de lo divino y de lo humano de La Saga hasta que por falta de tiempo nos invitaron amablemente a dejar libre la Sala.

Cuando se hizo la hora de la cena y de forma completamente informal nos juntamos alrededor de dieciséis personas que, guiados por el incansable Alfonso, acabamos en una cervecería en la que corrieron abundantemente las tortillitas de camarones, el cazón en adobo, el pulpo a feira, solomillitos, algún que otro montadito, etc., mientras la charla se generalizaba por zonas, pasando de Star Trek a Star Wars, La Saga, etc.

Comida de a AznarCon
Comida de a AznarCon

Al día siguiente, nos dispersamos por las diferentes conferencias y mesas redondas, hasta que llegó la hora de la comida oficial de la AznaCon como culmen de esta Sexta Edición. Marchamos pues al restaurante concertado, situado en la céntrica Plaza de la Catedral, y se nos unieron algunos/as espontáneos siendo al final veintiseis comensales en una gran mesa en la que se degustaron los platos típicos, para acabar con un segundo a elección del personal.

La charla variaba por zonas y Miquel Barceló, Pedro, Carlos Saiz, Carlos Quintana, etc. dominaban con sus fuertes voces una de las zonas, mientras que Carlos Alberto, Abel, Juli, Nuria, Carles Quintana, Pili B. en el otro extremo llevaban una conversación más tranquila y sosegada, pero no por ello menos cienciaficciónera.

Carlos Quintana Senior se levantó al final para conmemorar con esta comida el final de la AznarCon, congratularse de que todos estuviéramos allí presentes y desear que todos nos encontrásemos en la próxima edición.

Finalmente Pedro entregó las Ordenes del Capitán Fidel a las mujeres presentes, mejor dicho, a las sufridas esposas que llevan ya varias ediciones acompañando a sus maridos de aznarcón en aznarcón. Y cuando se acabó el café y los licores, marchamos directamente a la Sala de Congresos para continuar asistiendo a los actos de la HispaCon.

Previamente a eso, Mario Moreno­ y su mujer, Diana, tuvieron que marchar rápidamente a Madrid por un problema familiar. Prácticamente no los vimos en la HispaCon.

Queremos mencionar también que a parte de los compañeros que habitualmente suelen asistir a la mayoría de las AznarCones, esta vez tuvimos, como no, una buena representación de los colisteros andaluces. Concretamente fueron (por orden de aparición): Enrique Escalera, Maite Valera (adecuado el apellido, ¿no?), Joaquín Gallardo y José Luis Martínez Rebote, acompañado este último por su esposa, que sin duda se merece más que ninguna la Orden del Capitán Fidel, puesto que me temo que a ella las historias del Miquel Ángel Aznar le traen bastante sin cuidado. Más mérito todavía...

Carles, Pedro y Guillermo
Carles, Pedro y Guillermo

Tal como decíamos, regresamos a la sede de la Hispacón y pudimos asistir a las diversas conferencias de la tarde, hasta que a última hora se produjo el acontecimiento más importante de Gadir2K4: la aparición de Guillermo del Toro, el director mejicano afincado en Hollywood. Es una persona de gran humanidad (grande en todos los sentidos), que se paseó por los diversos stands, interesándose mucho por su contenido. Se detuvo en el de Silente y compró algunas novelas, entre ellas la del ciclo de Ankor, hábilmente aconsejado por Pedro. A ver si acabamos llevando La Saga de los Aznar a la gran pantalla...

Por último, la cena oficial, estuvo exquisitamente preparada por la organización y tanto el aperitivo en el patio central del congreso como la posterior cena en un comedor preparado al efecto agradaron sobremanera al personal. Sobre todo hay que resaltar el aperitivo, con un surtido de tapas digno de la mejor boda.

La cena oficial
La cena oficial

Durante el clásico discurso, pronunciado por el polifacético Rafa Marín, se llegó incluso a sugerir que en el 2012, coincidiendo con el 200º aniversario de la Proclamación de la Constitución de Cádiz, la Pepa, se celebre en esta ciudad la Eurocón. ¡Ojalá!

Los Premios Ignotus como siempre, aunque con alguna que otra sorpresa y al estilo americano, proyectándose sobre una pantalla las portadas de cada uno de los candidatos hasta que se abría el sobre con el nombre del premiado. Destacar entre todos el muy sentido Gabriel que se le entregó a Ángel Torres Quesada por la labor de toda una vida. El escritor, emocionado, agradeció a todos los presentes su apoyo y ánimo. Le acompañaron en el acto su esposa y su hija, las cuales sin duda estuvieron muy orgullosas del galardón que se le concedía.

De regreso a los hoteles nos volvimos a encontrar con las calles invadidas por tunos de todos los colores, ya que se celebraba en Cádiz un festival de Tunas Universitarias de toda España.

Además, los que parábamos en el Hotel Francia-París, tuvimos ocasión de ver en todo su esplendor la movida del botellón gaditana. Atravesar la Plaza de San Francisco para llegar al hotel era francamente difícil. Suerte que Carles se puso en modo Sevilla-en-Semana-Santa ON y nos guió al otro lado...

El domingo fue ya más tranquilo, sin ningún acto específico de la Aznarcón, pudiéndonos dedicar según gustos, a la conferencia de Guillermo del Toro, que registró un lleno absoluto, reflejado a toda página en toda la prensa local, a la Asamblea de la AECFyF, al taller literario de Elia Barceló, o a la compra de los últimos libros para terminar de recargar el equipaje.

Y de forma más o menos escalonada, cada uno emprendió el regreso a sus hogares, con la vista puesta en Galicia, donde el próximo año va a celebrarse la XXIII Hispacón y dentro de ella confiamos en vernos de nuevo en la VII Aznarcón.

© Carlos Quintana, (1.296 palabras) , Abel López, (1.296 palabras) (1.296 palabras) (1.296 palabras) (1.296 palabras) (1.295 palabras) (1.295 palabras) (1.295 palabras) (1.295 palabras) (1.295 palabras) (1.295 palabras), 2005 Créditos
Fotos de Carles Quintana Créditos