Novelas

ADN Gestión, de Ricardo Manzanaro
op02082.jpg

Uno de los hechos que más a cambiar nuestra vida en las próximas décadas va a ser el de los genes. Se ha presentado en numerosas ocasiones el tema genético en una situación muy espectacular: mutantes, clones, híbridos, etc,... Sin embargo, se ha tratado poco el cómo nos va a influir en nuestra existencia cotidiana, el que se generalice el diagnóstico del ADN, y se pueda conocer a que enfermedades es más susceptible una persona. Igualmente, no se ha explotado mucho las consecuencias de descubrir que una persona tenga un ADN que proteja de muchas patologías y que presenta notables potencialidades.


La Biblia del Chisme, de Raúl A. López Nevado
op02082.jpg

Humorada típica y tópica en la que unos antiguos exploradores espaciales encuentran un mapa del tesoro y se embarcan en su búsqueda. Cada uno de ellos tiene sus particularidades dentro del tópico: Diana la jefa emprendedora de carácter fuerte; Cosme, el consorte atractivo y un poco inútil; Hyleas, el compinche robótico de Cosme, que recuerda un poco al Bender de Futurama, Katiuska, la eficiente tripulante secundaria de turno; Hans, el ligón profesional con gran índice de éxito pero notables carencias competenciales; y la Darlene, la nave con conciencia, más inteligente que la mayoría de los tripulantes (al menos que Cosme, Kate y Hans) y eternamente enamoradilla de Hyleas.


Rajín de Sura, qassai, Aris 3, de José María Boto Bravo
Aris3.RajinDeSuraQassai.jpg

RAJIN DE SURA, QASSAI es, con toda las de la ley, una historia de frontera. Está ambientada en Matsumai uno de los continentes del planeta Aris, centenares de años después de la colonización humana. Ha pasado el tiempo suficiente como para que la mayoría de los arisios que viven alejados del espaciopuerto de Pálasti hayan olvidado su origen terrestre. Su vida es dura, pegados al terruño, las jornadas resultan agotadoras y sus costumbres se han adaptado a un entorno áspero y muchas veces des­piadado. El esclavismo es todavía, en las zonas aisladas, un comercio prospero, la falta de una autoridad efectiva, más allá de Concejos locales, ha impulsado una casta de asesinos que rubrican con sangre el incumplimiento de la palabra dada. En general, las desigualdades económicas y tecnológicas hacen de Aris una tierra fascinante.


Brindis por el incierto futuro, Aris 2, de José María Boto Bravo
Aris2.BrindisPorElInciertoFuturo.jpg

Tras los sucesos relatados en EXTREMAUNCIÓN, el padre Di Stefano se deja atrapar por la vitalidad primaria del planeta Aris instalándose en Pálasti, la capital, oculto discretamente tras el nombre de Bellini y haciéndose con una sólida reputación como investigador privado que se desenvuelve con discreción y trata con igual tacto infidelidades y casos de espionaje industrial. Pero de su anterior vida guarda muchos recuerdos, y sobre todo muchas habilidades que suponen un interesante valor añadido para individuos ambiciosos y sin escrúpulos. Involucrado en una conspiración política de grandes dimensiones, se ve obligado a tratar con tipos primarios, funcionarios atildados, recorrer desde garitos suburbiales a restaurantes exquisitos, conseguir información por no muy buenos medios o vivir motines en naves espaciales. Esta es la historia de cómo Di Stefano se ve obligado a desplegar todo su arsenal, hacer uso de sus capacidades y, sencillamente, sobrevivir.


Extremaunción, Aris 1, de José María Boto Bravo
Aris1.Extremauncion.jpg

El padre Di Stefano, es miembro de una muy renovada Iglesia Católica. Es investigador de campo del Instituto Católico de Investigaciones Científicas, la tapadera que utiliza el Vaticano para sus servicios secretos. Di Stefano se ve involucrado en una conspiración que amenaza directamente los cimientos de la Iglesia, e incluso la propia naturaleza de la humanidad. Es requerido para resolver el problema, y se le enviará a Aris, un fascinante planeta fronterizo donde, tras encontrarse con un panorama tan exótico como estremecedor, descubrirá intrigas, mentiras, y traiciones por doquier, en las que él mismo es una pieza más de un juego que está lejos de comprender.


Percepción Índigo, de Jesús Poza Peña
pein.jpg

La capitana Lene Shinh y la navegante Lonneke Sivilay son bellas, inteligentes, audaces y amantes, además de la única tripulación de la Nautilus, una antigua corbeta reconvertida en nave de carga. Aceptan casi cualquier tipo de encargo, y es durante uno de ellos, trasladar a la Tierra a una peligrosa delincuente, Lee Zalduendo, alías Índigo Kid, cuando descubren que el Universo no solo es grande, sino que en él caben toda clase de conspiraciones, intrigas, y aventuras a cual más excesiva. En su camino se cruzarán con ordenadores filosóficos, alienígenas implacables, intrigante retorcidos, rebeldes sin causa, piratas sanguinarios, militares rigurosos, científicos desquiciados, se verán envueltas en traiciones y viajes asombrosos, vivirán batallas en el vacío profundo y conocerán planetas imposibles. Sentirán amor, odio, terror, y conocerán todos los extremos del sexo y la violencia. Y sabrán lo que es la Percepción Índigo.



El convoy, de Jacinto Muñoz Vivas
cnvy.jpg

Un enemigo tan implacable como inescrutable, una tripulación con exceso de personalidad, un pasado glorioso y un presente incierto. A todas estas dificultades debe enfrentarse el almirante Julio Malasaña mientras, liderando un convoy que encabeza el acorazado Eneas, la nave de combate más formidable construida jamás por la humanidad, intenta averiguar que está ocurriendo en los planetas colonizados por el hombre y de que manera neutralizar la amenaza. Aventura espacial de corte clásico con un alto grado de intriga y emoción.



Dark, de Ernesto Diéguez Casal
dark.jpg

La literatura de catástrofes es un clásico dentro de la ciencia-ficción. Cualquier mero aficionado podría nombrar decenas de títulos en donde una catástrofe de cualquier tipo asola la Tierra, obligando a los seres humanos a enfrentarse a situaciones para las cuales no estaban preparados y ante las cuales deberán adaptarse, normalmente cuanto antes. Ya sea por una invasión alienígena, por el impacto de asteroides y/o cometas, por virus o por guerras nucleares, o por algún fenómeno desconocido, los autores de ciencia-ficción se han afanado durante años por eliminar a gran parte de la especie humana y someter a los supervivientes a penurias varias.



El caso Foucault, de Alfredo Álamo
cafo.jpg

El detective privado Lucas Martell despierta con una de sus habituales resacas. Casi sin tiempo a que los implantes sanitarios estabilicen su metabolismo es asaltado por unos desconocidos que le implantan una misteriosa cápsula en el cerebro. A partir de entonces, él y Foucault serán todo uno. Persecuciones, palizas, garitos de mala muerte, mujeres fatales, hampones de medio pelo, organizaciones secretas, todos en contra de Lucas y Foucault en una aventura sin descanso que retoma lo mejor de la novela negra engarzándolo con lo más tradicional del Ciberpunk. CiberPulp en estado puro.



Dario, de Eduardo Gallego y Guillem Sánchez
dari.jpg

Un joven se encuentra perdido en el bosque. No sabe quien es ni de donde viene. Sus extraños ropajes parecen indicar que es de cuna noble, pero también hacen pensar que proviene de algún lugar remoto y extraño. Sorprendentemente su habilidad con la espada es casi sobrenatural, lo que por un lado le evita muchos problemas pero le hace demasiado llamativo. ¿Cuál será el verdadero origen y naturaleza de Dario? Completa el volumen el irreverente relato ganador de un Ignotus FORTALEZA DE INVICTA CASTIDAD.



Camino de Talamant, de Íñigo Fernández
cata.jpg

La Casa Pereiro se ve envuelta en una conspiración legal, patrocinada por oscuros personajes de su planeta natal, que amenaza con despojarles de las tierras que han cuidado y trabajado durante siglos. El joven Orcas Pereiro se ve obligado a encaminarse rumbo a Talamant, el Planeta Imperial, para pedir audiencia al Emperador y deshacer la conjura tejida a su alrededor. Sus enemigos no están dispuestos a que lo consiga y convierten el viaje en una sucesión de terribles peligros.



El pecio, de F. J. Súñer
elpe.jpg

El problema de la chatarra espacial empieza a ser algo más que preocupante, pero ¿qué ocurriría si no toda esa chatarra fuera de origen terrestre? ¿Qué ocurriría si de esa chatarra se pudiera obtener tecnología impensable para la ciencia actual? ¿Qué ocurriría si rastrear el espacio en busca de esa chatarra fuera una actividad más que rentable? En EL PECIO se dan algunas ideas sobre ello.