Alfred Bester
(1913-1987)

Biografía

Alfred Bester

Pese a que su obra resulta tremendamente irregular en cuanto al interés intrínseco de la misma, está considerado como uno de los mejores escritores de ciencia ficción del mundo anglosajón.

Nacido en Nueva York, estudió en la Universidad de Pennsylvania, donde se interesó por la psicología, la literatura, el derecho y la música. Empezó a escribir profesionalmente en 1938, sobre todo guiones de comic (SUPERMAN, BATMAN, CAPTAIN MARVEL, etc.) y radiofónicos (CHARLIEN CHAN, THE SHADOW). Escribe ciencia ficción desde 1939, año en que ganó el concurso de la revista Thrilling Wonder Stories con el relato THE BROKEN AXIOM.

Se le considera uno de los autores de mayor calidad e interés de la edad de oro de la ciencia-ficción, a la que aporto una mayor calidad literaria y una evidente sofisticación Aunque en realidad su producción de ciencia ficción es muy escasa, títulos como ¡TIGRE! ¡TIGRE! (citada también con su primer título; LAS ESTRELLAS DE MI DESTINO) y EL HOMBRE DEMOLIDO, son sus dos mejores novelas y clásicos consagrados del género.

¡TIGRE! ¡TIGRE! es la historia de Gulliver Foyle. Salvado milagrosamente del accidente de su nave espacial, jura venganza a quienes le dejaron abandonados entre los restos del pecio, y a partir de ahí Bester pinta una cultura Solar compleja y variopinta, altamente improbable pero no por ello menos interesante. Otra cosa es el medio del que se vale Bester para subvertir cualquier tipo de orden social; el jaunting, o teletransportación mediante el poder de la mente, detalle que horroriza hasta al menos escrupuloso lector inclinado al hard.

Dejó de escribir ciencia-ficción a finales de los años 50 para hacerse cargo de la dirección de la revista Holiday, a cuyo cierre volvió a retomar su actividad como escritor. Tras dos décadas sin publicar ciencia ficción, volvió al genero con COMPUTER CONNECTION sobre un extraño grupo de inmortales y un ordenador con poderes casi divinos. La obra, de trama muy compleja e intrincada, decepcionó por su elitismo y escaso atractivo popular. Lo mismo ocurrió con su novela GOLEM en la que un grupo de mujeres rices y aburridas logra materializar un demonio surgido de sus inconscientes. Excesos formales e incluso tipográficos marcan esta obra, excesivamente pedante y de escaso interés. Otra de sus novelas, LOS IMPOSTORES, es una obra irregular, que oscila entre el fárrago absoluto y el interés más absorbente.

Aunque en apariencia su obra se reduce a dos novelas maestras y unos brillantes relatos, Bester ha ejercido una gran influencia en la ciencia ficción y el interés de su obra escrita entre 1950 y 1958 lo reveló como un autor de calidad que debía ser imitado. Su prosa, barroca, vertiginosa en el ritmo y brillante en los diálogos y la planificación, puede llegar a desconcertar por su tendencia a la dispersión, sobre todo en sus últimas obras (El mismo Bester decía que escribía como una forma de terapia, y tal vez de ahí procedan los excesos de esa ultima época, que en muchos momentos bordea claramente la autoindulgencia) En cualquier caso, la obra de Bester no solo es aún plenamente vigente, sino que adelantó todas las innovaciones que incluso hoy día impulsan las principales corrientes del genero.

En 1987 se le otorgó el galardón de Gran Maestro Nebula a título póstumo.

Fuentes: Miquel Barceló (CIENCIA-FICCIÓN, GUÍA DE LECTURA) Reseña en LOS IMPOSTORES (Martinez Roca) David Pringle (CIENCIA-FICCIÓN, LAS 100 MEJORES NOVELAS) Información recogida de Internet y mis propias aportaciones.

Bibliografía

Esta relación no es exahustiva, sólo se incluyen novelas y no relatos, artículos o las conferencias publicadas en distintos medios