Semblanza de un clásico de la ciencia-ficción española
por José Luis Mora
UN MUNDO LLAMADO BADOOM

Los años de la postguerra fueron los años dorados de la literatura de ciencia ficción española, no por su calidad; pero sí por su popularidad. De entre todas las colecciones de novelas de ciencia ficción popular destacó Luchadores del Espacio. En el penúltimo número de esta colección un jovencito Alex Towers publicó su primera novela. Con los años, el escritor detrás del seudónimo llegó a ser uno de los clásicos del género.

En efecto, en aquellos tiempos en donde no existían los videojuegos y la televisión a los españolitos (sumidos para más inri en los llamados tiempos del hambre) no les quedaban pocas opciones para el entretenimiento. Una de las opciones era la que ofrecían los puestos de pipas o los rastrillos con las novelitas baratas de usar y tirar que una vez leídas solían ser cambiadas en los mismos puestos por un título distinto, que una vez leído era otra vez cambiado por otro y así hasta que se agotaran las novelas (cosa que nunca pasaba, pues en su época dorada había varios ejemplares inéditos cada semana). Uno de los lectores de estas novelas fue un joven de Cádiz nacido en plena postguerra llamado Ángel Torres Quesada, quién se sintió fascinado por las lecturas de cómics como El Capitán Marvel de la Fawcet o Tarzán; y con las novelas de Pablo Rido escritas por José Mallorquí, las de La Saga de los Aznar de A. T. Quesada (el sobrenombre del valenciano Pascual Enguídanos) y varias más de autores tanto españoles como extranjeros considerados hoy día como clásicos.

Apenas cumplido el servicio militar se puso a escribir y nació la novela UN MUNDO LLAMADO BADOOM. Tuvo suerte y en el año 1963 fue su primera obra publicada en el número 233 de la mítica colección Luchadores del Espacio, en cuyas páginas se publicaron también las novelas que formaron la mítica Saga de los Aznar adorada por Torres (este autor posee el primer número de la Saga firmado por el mismísimo Enguídanos). Como era costumbre, por imposición editorial cambió su nombre por el del más comercial y anglosajón Alex Towers para firmarla. Esta obra sigue la línea de lo que será su futura y ambiciosa saga del Orden Estelar, con una protagonista femenina miembro de un ejército de un poderoso Imperio (tipo la Federación de Planetas Unidos de Star Trek, vamos, los buenos de la película) que trata de mediar con los rebeldes habitantes de uno de sus planetas más valiosos por cierto motivo para que no pasen al bando de los malos del Imperio enemigo. Una narración no exenta de interés de un escritor primerizo que, desde un principio, destaco de entre el resto de escritores de a duro, a excepción de Pascual Enguídanos, Domingo Santos, Larry Winters o Curtis Garland y supo con el tiempo alejarse del ghetto dentro del ghetto de la literatura fantástica que eran las novelas de los bolsilibros.

La conquista del Espacio

La mala suerte hizo que un número más tarde Luchadores del Espacio fuera cancelada y se viera obligado a encontrar otros editores dispuestos a publicarle. Lo intentó con la editorial Toray y otras hasta que a principios de los años setenta vio la oportunidad de publicar su trabajo en la colección en la colección La Conquista del Espacio de Editorial Bruguera. El formato de estas novelas, cabe decir, era más reducido en tamaño y extensión de páginas que las de la extinta colección Luchadores del Espacio y su formato era el mismo de las novelas del Oeste de Marcial La Fuente Estefanía o Silver Kane. Ello, seguro, limitó todavía más el potencial creativo de este escritor. Aun así, se las ingenió para dar lo mejor de sí mismo con tantas limitaciones y llegó a ser de los mejores escritores de esta hornada junto con Curtis Garland, Ralph Barby y Lou Carrigan. Además, en plena época del destape tras la muerte del dictador Franco, esta colección se especializó en incluir desnudos y escenas de sexo un tanto gratuitas sin venir a cuento por imposiciones de unos editores deseosos de estar a la moda y, por supuesto, vender más. En casi todas las portadas aparecía la famosa indicación Publicación para lectores adultos que tantos ejemplares extra vendía por sí sola. Pocos escritores supieron sacar partido a esta obligación de enseñar alguna teta por obligación, Ángel fue uno de ellos y lo hizo de una forma muy elegante. LA AMENAZA DEL INFINITO en el número 40 de La Conquista del Espacio supuso su primera obra publicada en esta colección. Su segunda novela editada en esta serie.

LOS MERCENARIOS DE LAS ESTRELLAS

LOS MERCENARIOS DE LAS ESTRELLAS (número 47) fue la primera entrega de su Saga del Orden Estelar. Esta saga está ambientada en un futuro lejano en el que el Primer Imperio Galáctico no muy democrático ha caído y la anarquía y la aparición de pequeños reinos feudales, colonias escindidas del Imperio, se han adueñado de la galaxia. La esperanza vendrá del resurgir de un renovado imperio benévolo, surgido de las cenizas del anterior en la Tierra, que tratará por medios pacíficos de unir nuevamente a todos los pequeños estados desligados del Primer Imperio en una especie de Federación que una a todas las civilizaciones, acabando con las guerras, desigualdades y todos esos males que aquejan a los sistemas de gobierno feudales, etc, etc... La saga está influida por las Fundaciones de Asimov y tiene en ella al mejor personaje principal femenino de la historia del Pulp (y de gran parte de la literatura general, todo sea dicho): Alice Cooper, comandante de la nave de exploración y combate Silente. Esta mujer, junto a su amado Adán Villagrán viajaban en la mencionada nave imponiendo el orden en la galaxia en unas aventuras entretenidas que, en otro medio no tan restrictivo podrían haber dado más de sí. Hace pocos años Ediciones B reeditó parte de la saga en cuatro tomos en un formato parecido al de la colección VIB que todavía se pueden encontrar en librerías de viejo.

320A mediados de los años ochenta la crisis de Editorial Bruguera se acentuó y dejaron de llegarle los cheques que le enviaba por cada novela publicada. La editorial finalmente desapareció y, en pocos años, salvo alguna intentona fallida de Cómics Forum y de alguna otra editorial, las novelas de a duro como género e industria desaparecieron. Entonces este inquieto escritor decidió buscar otras metas literarias más importantes. Además de UN MUNDO LLAMADO BADOOM en Valenciana, la trayectoria de Ángel como escritor de a duro se puede resumir en lo siguiente: En Bruguera publicó treinta y seis novelas independientes y cuarenta y dos del Orden Estelar. En Ceres (filial de Bruguera) publicó seis del Orden y doce independientes. Y en la colección Galaxia 2000, Editorial Delta, publicó seis del Orden Estelar y diez independientes antes de que cerrara también esta colección.

El Ángel de la literatura seria

TRILOGÍA DE LOS DIOSES

Este gaditano es un hombre de miras amplias y no se limitó desde el principio a la literatura popular, alternando relatos, artículos y novelas serias con las novelas de a duro. Así, en 1967 publicó EL HOMBRE DE LA ESFERA en la editorial Edhasa, relato para el que utilizó material desechado por Editorial Valenciana para UN MUNDO LLAMADO BADOOM. En la mítica revista Nueva Dimensión publicó gran parte de sus relatos y novelas, como la por entonces inconclusa Trilogía de los Dioses debido al cierre de esta revista (que ha sido reeditada, junto a su conclusión DIOS DE LA ESFERA por Pulp Ediciones, la mejor editorial de género fantástico que existe en la actualidad). Con la Trilogía de las Islas Ángel dio un paso más acercándose a la literatura mal llamada seria y logró una de las mejores obras del género escritas hasta la fecha en castellano con un estilo a caballo entre los pulp de los cuales era especialista y la ciencia ficción llamémosla nuevamente seria. Editada por primera vez en la colección de ciencia ficción de la también fenecida Editorial Ultramar (cuyos saldos hoy todavía se pueden encontrar en ferias del libro antiguo) en el año 1989, formada por las novelas LAS ISLAS DEL INFIERNO, LAS ISLAS DEL PARAÍSO y LAS ISLAS DE LA GUERRA narra las aventuras de un grupo de personas transportadas a un mundo inhóspito llamado Elajah cuando multitud de fragmentos del planeta Tierra fueron trasladados, nadie sabe cómo ni porqué, a ese planeta junto con miembros de otras razas de otros planetas. Aventuras, un poco de filosofía, un poco de la realidad social de España de aquellos momentos con referencias al terrorismo, pequeñas dosis de intrigas políticas, ciencia ficción de space-opera y, por supuesto, más aventuras constituyeron la clave de su éxito. Las novelas fueron todo un éxito de ventas y de crítica y las ediciones de Ultramar están hoy prácticamente agotadas. Por fortuna, la editorial especializada en dragonadas Timun Mas las ha reeditado recientemente en los tres primeros números de su colección Gorgona, dedicada a editar obras de autores españoles.

TRILOGÍA DE LAS ISLAS

Pasada la resaca del éxito el principio de los años noventa le llegó con una tímida sequía y apenas le fueron publicadas tres novelas: LA DAMA DE PLATA (col. Etiqueta Futura, Editorial Júcar); WYHARGA (col. Futurópolis, Editorial Miraguano), fallida continuación de La Trilogía de las Islas que en principio iba a ser la primera parte de una nueva trilogía, pero se quedó en esta única novela; y EL CÍRCULO DE PIEDRA, novela corta ganadora ex aequo del Premio UPC 1991 junto con MUNDO DE DIOSES de Rafael Marín (editada por Ediciones B en su recopilatorio de los ganadores del UPC de la colección Nova), Ángel está proyectando desde hace tiempo ampliar esta obra y convertirla en toda una señora novela larga. Cansado de no ver publicada ninguna novela se aventuró a la autoedición y publicó en la editorial Gadir LOS VIENTOS DEL OLVIDO, una de sus mejores novelas bajo mi punto de vista. En ella el autor gaditano nos trasladó a un planeta en un lejano futuro habitado por una sociedad medieval de signos musulmanes que había olvidado su pasado en la Tierra y que estaba siendo atacada por unas misteriosas hordas de caballeros cristianos, a la vez que una pareja de investigadores terrestres llegaban a este planeta con el fin de indagar en los misterios de este mundo. Ángel en esta profética novela en relación con los acontecimientos del 11-S (fue publicada en 1995) nos volvía a hablar y reflexionar sobre uno de sus temas más recurrentes: las religiones y el daño que han hecho en todas las sociedades. Ya, a partir de la segunda mitad de la década de los noventa y en pleno auge del género fantástico en España (gracias sobre todo al fandom y a las editoriales de aficionados, cada vez más profesionales) y con cuentagotas ha ido publicando bastantes cosas. LAS GRIETAS DEL TIEMPO (en la faneditorial Silente); UN PARAÍSO LLAMADO ARA (Espiral ciencia ficción); SOMBRAS EN LA ETERNIDAD, una vuelta de tuerca original e interesante sobre la relación entre el hombre y el diablo con un final sorprendente pero lógico ganadora de la Beca Pepsi de la Semana Negra de Gijón 2000 publicada en el número 2 de la colección Artifex Estelar (una encomiable propuesta de Luis García Prado de ofrecer al lector novelas de autores españoles a bajo precio y atractivo formato); y LOS SICARIOS DE DIOS, en el número 4 de la colección Aelita de PulpEdiciones supone toda una gamberrada a costa otra vez de las religiones en un estilo cercano al de sus novelas de a duro.

Los relatos

Su carrera no se centra sólo en las novelas de a duro y la literatura seria, también ha escrito numerosos relatos desde que comenzó su trayectoria y éstos se han visto publicados en casi todas las mejores revistas dedicadas al género en lengua castellana. Nueva Dimensión, Visiones, Bem, Artifex, Artifex Segunda época, Framauro, Axxon, Pulpmagazine, Pulsar (con el relato EL DESTINO DEL EMPALADOR, finalista del Premio Domingo Santos), 2001 y en la edición española de la revista Asimov (con EL HIERRO Y LA PIEDRA, finalista del Premio Alberto Magno) constituyen el grueso de publicaciones en las que ha publicado relatos, y lo que le queda todavía...

El futuro

LA TERCERA PIRÁMIDE

Este escritor se encuentra en una época de bonanza creativa y le queda mucha cuerda para rato, en el disco duro de su ordenador guarda unas cuantas novelas por publicar. Mas las que le quedan por escribir y, por supuesto, por publicar (fin último de una novela). Desde aquí le deseo suerte, no sólo para que vea publicada más obras en editoriales más o menos grandes; también para mi, como lector deseoso de leer buena literatura de ciencia ficción que sobre todo entretenga. Y a fe de que la obra de Ángel Torres Quesada es de lo más entretenido que he leído dentro de este género en lengua española.

© José Luis Mora, (1.981 palabras) , 2003 Créditos